30 dic. 2011

Ex sanguine



Trepamos a la columna tras oír el último estertor, los capturamos conforme escapaban y les dimos cobijo.  Solo por dos sestercios el ejemplar. Le aseguro, señor, que los que aquí se ofrecen son los benditos piojos, pulgas y garrapatas henchidos de la sangre de nuestro estilita. A un precio inferior podría llevarse hasta una docena de descendientes legítimos.

21 dic. 2011

Feliz Navidad

Y como no podía ser menos, dejo a mis lectores un regalito navideño para que se lo hagan llegar a los niños que conozcan. Como veréis, está confeccionado al alimón por mi sobrina Carmen y por mí. Espero que os guste (o al menos que les guste a ellos).

18 dic. 2011

Viaje al futuro



Al contemplarse en el espejo, observa síntomas de envejecimiento. Aunque era una consecuencia previsible, la fascina lo vertiginoso del espectáculo: las arrugas se ramifican como hilillos de agua en una pendiente, las encías se descarnan, las canas invaden un cabello cada vez más ralo. Simultáneamente se le olvida quién es; para qué sirve la máquina que tiene delante; y también, por supuesto, que accionando la palanca de la derecha, el discurrir del tiempo se hace reversible.

12 dic. 2011

Orígenes

Gustav Klimt, La esperanza I

Bajo el repiqueteo de la lluvia, la joven disimula las lágrimas y se acaricia el vientre. Solo encuentra consuelo imaginando a su hijo: tendrá el cabello ensortijado y la sonrisa de su amante, el hermoso esclavo nubio que no logró introducirse a bordo y flota ahora, un cadáver hinchado más, en el mar hediondo que rodea la embarcación.

A escondidas, entre la muchedumbre de animales, otras dos mujeres acunan su incipiente preñez. La de Cam llora a un joven comerciante de tez amarilla y ojos oblicuos; la de Jafet, a un rubio mercenario de azul mirada fiera.

4 dic. 2011

Defensa de la literatura plebeya

De un tiempo a esta parte el microrrelato, género literario que goza de una tradición más larga de la que se le supone con frecuencia, se está convirtiendo en género de moda: hay editoriales que le prestan atención en sus catálogos, se publican estudios académicos rigurosos, se convocan innumerables concursos y aumentan sus cultivadores, muchos de los cuales, al no tener acceso a la publicación en papel, recurren a la digital y dan a conocer sus obras en bitácoras propias o revistas digitales diversas.

Esta proliferación de microrrelatos y microrrelatistas ha llevado a algunos escritores y estudiosos como Orlando Romano, Antonio Serrano Cueto o Xuan Folguera a plantear si el género no estará muriendo de éxito: mucho de lo que se publica en la red carece de calidad, en algunos concursos se eligen textos de escaso o nulo valor literario y, según el primero de los autores citados, incluso a los congresos (parece ser que convocados en países americanos) acceden escritores de tres al cuarto a leer su obra y satisfacer su ego con el aplauso de un público cautivo.

Me resulta curioso que se considere que el microrrelato se degrada porque algunos autores publiquen textos “lamentables” bajo su denominación. ¿Está la poesía en decadencia porque los adolescentes escriban ripios en sus cuadernos? ¿Cuántos poemas de ínfima calidad se producen y se difunden por medio de revistas digitales o en papel? Probablemente habrá más cultivadores de poesía que de microrrelatos y sin embargo nadie decide, por ello, cuestionar el género. Tampoco se cuestiona la novela aunque gran número de las que atiborran los mostradores de novedades carezcan de un mínimo de calidad; será, tal vez, porque a favor de sus autores siempre estará el hecho de haber dedicado largas horas de vida a su proyecto literario. ¿Son impecables los fallos de los jueces de los numerosos concursos de novela, relato o poesía que se convocan infatigablemente a nivel local, regional, nacional o internacional?

Es cierto que acercarse al microrrelato puede parecer fácil, aunque dominar sus reglas no lo sea tanto y escribir algo original, que explore y amplíe sus límites, lo sea aún menos. Es cierto hay quien denomina microrrelatos a textos breves que nada tienen que ver con ellos. También lo es que en la mayoría de los talleres literarios se propone la creación de microrrelatos porque se adaptan especialmente a una escritura rápida y facilitan la corrección por parte del profesor; los textos breves permiten a los aprendices acercarse con una aparente facilidad a la escritura literaria. Ahora bien, la literatura tiene una intención estética, pero también una función lúdica y expresiva para el que la practica. Si un escritor disfruta con lo que hace y satisface sus necesidades de comunicación y creación, independientemente de la calidad "objetiva" de su producto, ¿quién tiene autoridad para impedírselo? ¿Y quién le prohibirá que, en su búsqueda de lectores, publique su obra en un blog; establezca lazos con otras personas que tengan la misma afición en un fenómeno parecido a los numerosos círculos culturales y literarios que han florecido a lo largo de la historia, plagados de escritores malos o mediocres; o se presente a un concurso en busca de un premio o un reconocimiento?

Mucho se ha hablado sobre las causas del auge del microrrelato (la velocidad del mundo actual, su adaptación a los formatos digitales..), si un género se desarrolla, necesariamente aumentará el número de sus cultivadores menos buenos, buenos, alguno, quizás, extraordinario. Muchos de ellos desearán avanzar, descubrirán que para ello deberán leer textos de autores consagrados, atenderán recomendaciones de los expertos y se convertirán en público lector, tan necesario para que un género goce verdaderamente de buena salud. En este proceso los profesores de Literatura tienen especial importancia, el microrrelato es un género que se adapta bien no solo a los talleres de escritura, sino también a las aulas de primaria y secundaria, pues permite iniciar a los alumnos en una lectura que entraña una cierta dificultad y animarlos a escribir.

No creo que debamos preocuparnos porque “textos pobres y des-generados” producidos por aprendices, o simplemente por malos escritores, caigan en manos de “lectores, periodistas o críticos literarios genuinos” y eso les lleve a despreciar el género. Misión de los críticos que merezcan ese nombre será distinguir el trigo de la paja (aunque equivocaciones garrafales —o cambios en las modas— se han cometido y se cometerán), difundir los textos de calidad que encuentren y, al mismo tiempo, dar a conocer los textos canónicos para que los aficionados al género aprendan a degustarlos.

Bienvenidos sean, pues, al mundo literario todos los escritores de microrrelatos; muchos de ellos se convertirán también en lectores; pocos degustarán lo más excelso del género, la mayoría preferirá lo más digerible; unos cuantos crearán obras interesantes; alguno rozará la genialidad. Como en cualquier otro arte, ni más ni menos. No hay que rasgarse las vestiduras: la abundancia de cultivadores, denota la pujanza de un género, no su decadencia.

Los entrecomillados son citas textuales de Decadencia del microrrelato, entrada del blog de Orlando Romano. (consulta del 4 de diciembre de 2011).

30 nov. 2011

Octavi Rius Martorell (1830-1868)

Fotografía de Ángeles Sánchez

Fotógrafo leridano establecido en Madrid que consiguió, gracias a una cámara de su invención, retratar los ángeles custodios de sus modelos. Tras advertir que el ángel de la guarda de María Vicenta Martínez Soldevilla, la beatita de Atocha, lucía pezuñas de cabra, cuernos y rabo, inició las investigaciones que le llevaron a demostrar que la belleza de los ángeles era inversamente proporcional a la bondad de sus custodiados, como si estos ejercieran sobre los primeros una suerte de vampirismo. Durante la revolución del 68 en el saqueo de su estudio —en cuyo escaparate se exponía una fotografía de Isabel II acompañada de un serafín de de dulcísima expresión y singular belleza— fueron destruidas la cámara Rius y la mayor parte de las placas angélicas. A partir de ese momento se pierde el rastro del artista, de quien no se volvió a tener noticia cierta.

24 nov. 2011

Cita galante


Mirando de reojo la puerta del apartamento, no puede evitar confesarle que sueña con atravesar aquel umbral a diario, depositar su portafolios en el vestíbulo y ser recibido con un beso, entre olor a puchero y risas infantiles. Ella se aterroriza, salta del sofá donde yacía entregada, agita la cruz de marfil que esconde en el cajón del mueble bar y lo obliga a salir por la ventana, como siempre. Si hay algo que no soporta es un hombre rutinario y hogareño, piensa mientras unta de mercromina las dos marcas rojas que luce su pálido cuello.

21 nov. 2011

Infidelidad




Finalizado el diluvio, la pareja avanza arrojando tras sí los huesos de la tierra. Aunque cubren sus cabezas con el manto y tienen prohibido volver la mirada, por el resonar de los pasos y el timbre de las voces, Deucalión ha aprendido que de las piedras que él lanza surgen hombres, de las que arroja la esposa, mujeres. Por eso, al fin de la jornada, entrega a Pirra la lasca de obsidiana, brillante y suave, que hace rato acaricia con la mano izquierda. Pirra sonríe y le corresponde con un cristal de roca, de nítida transparencia, que escondió entre los pliegues de su túnica. Las dos últimas piedras golpean al unísono la tierra. Un joven rubio y una venus de ébano se alejan tomados de la mano. 

Deucalión y Pirra, temerosos del castigo de los dioses, no se atreven a girar la cabeza.

13 nov. 2011

4334

Sorteo de lotería celebrado en Valencia  (c. 1937)

¿Por qué me mira así? Supe que me traería suerte desde que Julia y yo nos conocimos, el cuatro de marzo del 34. En cuanto empecé a trabajar, me aboné a él. Incluso durante la guerra conseguí algún décimo, de los que se emitieron en Valencia y Barcelona. ¡Íbamos a comprarnos una casita con el premio de la lotería! Nunca nos tocó. Después de la derrota salí por la frontera de Portbou y, de campo en campo, tardé diez años en volver. Julia todavía me esperaba. Y aquí sigue mi número, tatuado con tinta azul en la muñeca. ¿Le parece poca fortuna haber sobrevivido al infierno de Mauthausen?

Este micro, que por la primera frase algunos reconocerán como un ReCiclado, obtuvo el segundo puesto en la Marina de Ficticia del pasado mes de septiembre. La jurado fue Ana María Shua y el tema, una mini que no se entendiera sin el título.  Sergio Patiño Migoya con El hombre que tropezaba siempre en la misma piedra se llevó el primer premio.

Aprovecho para agradecer a José Luis sus valiosas sugerencias para la mejora y el pulido del texto.

7 nov. 2011

La primera vez

Mónica Ozámiz Fortis, Desnudo


Elige la cara de menor pendiente, sin aristas ni demasiada vegetación, e inicia el ascenso. Avanza despacio, asegurando firmemente el pie derecho antes de adelantar el izquierdo. La tensión en los tríceps, los gemelos, los cuádriceps y el sudor que resbala por su espalda no empañan el goce de ejercitar la potencia y la flexibilidad de su cuerpo joven. Las manos, separadas del cuerpo, empujan la carga e impiden que esta retroceda y lo aplaste. Exhausto y triunfante, conquista la cima.

Y aún no ha recuperado el aliento cuando le sorprende la aparición del energúmeno que, de una patada, lanza la roca ladera abajo y ordena con voz tonante: Súbela otra vez, Sísifo.

Este micro recibió una mención en el concurso de septiembre de la Marina de Ficticia. Y lo mejor de todo, la jurado fue nada menos que Ana María Shua.

2 nov. 2011

Re bemol



Dirige una mirada de refilón al danés rubio, de músculos cincelados, que el capricho del director va a convertir en nuevo concertino. Sonríe malévola. Hoy, el día de su último concierto como primer violín, ante la sorpresa de los músicos y los desesperados intentos de la batuta por reconducirla, la orquesta tropieza constantemente en la misma nota y chirrían los desafines.

Por fin, justo antes de acometer su solo final, separa levemente el escote del inicio de los senos para dejarla escapar y observa cómo ahueca las alas diminutas, se alinea con el resto de sus hermanas sobre las cuerdas del Stradivarius y comienza a danzar. El rondó —allegro ma non troppo— suena con pureza de cristal afilado mientras un discreto pero envolvente perfume a jazmín se expande por la sala.

Este micro, muy libremente inspirado en el Concierto para violín y orquesta, en re menor, opus 61, de Ludwig van Beethoven, aparece en el número 25 de la revista digital Pseudònims. En esta ocasión, el tema de la revista es "Ruido".

27 oct. 2011

Mercadeo


Fotografia tomada de Wikimedia Commons

Vacía la furgoneta, dispone el género en los expositores y, antes de que comience a llegar la clientela, escribe con su caligrafía cuidadosa. Haikus, greguerías y microrrelatos abarrotan los pliegos de papel de estraza. Él es escritor, y vive de su arte. Si tiene el capricho de hacer cucuruchos con su obra para envolver los tomates, peras y coliflores con que obsequia a los lectores, eso es algo que sólo a él le importa.

Publicado en El Microrrelatista.

24 oct. 2011

El regreso

dandelion macro
Dandelion macro de pawpaw67 


Se elevaba ligera como un vilano. A duras penas, emití unos sonidos para llamar su atención. Cabeceó  al oírme, como dudando, dio la vuelta y se reintrodujo por la nariz. Orificio izquierdo. Sé que usted tampoco me va a creer, pero técnicamente soy un resucitado.

Con este texto, cuyo tema era "Eh" acabó mi participación en las Microjustas. Acuática, que me hizo morder el polvo en semifinales con su Memento mori, consiguió también el triunfo en la final. Desde aquí le reitero mi enhorabuena, ha sido una merecida ganadora y nos ha regalado unos micros estupendos a lo largo de todo el torneo. Y ahora, a esperar la nueva convocatoria.

22 oct. 2011

Premios "Dónde lees tú"


Cuando se nos comunicó que los relatos ganadores y finalistas del concurso Dónde lees tú formarían parte de una publicación electrónica yo pensé que se trataría únicamente de un pdf; para mi sorpresa ha aparecido una edición, cuidadísima, que incluye un podcast de cada relato. Seis narradores, Pilar Díaz, Manoli Mateos, Alfonso Mendiguchía, Ana Sanchez White, Agustín Torijano y Juan Santamaría ponen sus voces para recrear doce historias sobre lugares de lectura. Os invito a disfrutarlas en http://www.dondeleestu.com/premios/. Aún falta otra sorpresa, un libro digital va a recoger no solo los textos finalistas, sino una selección de los que estuvieron a punto de serlo, seguiremos esperando.

Es un honor para mí formar parte de un proyecto tan hermoso junto a Celia Valdés, la ganadora; Mar Horno, que obtuvo el segundo premio; Gotzon Sillero, Marina Aramburu y el resto de finalistas.

18 oct. 2011

Incondicional

Laguna de El Picacho, Alcalá de los Gazules (Cádiz)


Al alba él se asoma a su superficie con paso vacilante. Ella, robando un rayo al sol, torna dorado el cabello cano y recompone, mecida por la brisa, los dientes perdidos y el rostro abotargado. Narciso marcha ufano; ella aguarda el próximo amanecer para ofrendar nuevamente al amado su fingido reflejo.

Esta fue mi penúltima intervención en las microjustas. Tras la cuarta ronda fui descabalgada por Acuática, que ahora mismo anda batiéndose en la final con El Púgil. Dos grandes finalistas para un estupendo torneo.

15 oct. 2011

Crono

Andrés Nagel, Saturno


Su aparición en el centro de la carpa sobrecoge al público: se rumorea que le cortó los cojones al padre, que se comió a sus propios hijos, que se oculta bajo un nombre falso. El gigante, impertérrito, lanza al aire y recoge más de treinta bolas mientras, con las caderas, hace girar tres aros. Los espectadores aplauden. Olvidan que están siendo devorados.

En la tercera ronda de las III Microjustas Literarias los planetas fueron la fuente de inspiración y yo elegí Saturno. Esta es una versión ligeramente ampliada del micro que presenté.

13 oct. 2011

En la radio

El periodista Pablo Garcinuño suele cerrar su sección La isla, del programa Castilla y León en Red,  con un microrrelato. He tenido la suerte de que elija uno mío, La unión hace la fuerza, para ser leído por Rebeca Rodríguez. A mí me ha encantado escucharlo en su voz, vosotros podéis hacerlo a partir del minuto 12 del audio. ¿A que suena bien?




¡Gracias, Pablo!

12 oct. 2011

Contrariado



Sí, don Aquilino, me acuerdo de cómo me tiraba de las patillas por usarla. Y que me la ataba a la espalda para que aprendiera a escribir con la otra. Ahora, si me lo permite, el gancho se lo atizo con la zurda.

En la segunda ronda de las III Microjustas Literarias los temas iban emparejados. Si el primer concursante elegía "Izquierda", como fue mi caso, el oponente debía escribir sobre "Derecha".

11 oct. 2011

Triple infidelidad

Ilustración de Emilio Freixas

Harta de su doble vida, Caperucita le dio un ultimátum: No aguanto más esta situación, lobo, o con los tres cerditos o conmigo.

En la primera ronda de las III Microjustas Literarias participé con un miclo reciclado, de los que envié al concurso Caperucita Roja en 140 caracteres. El tema general era "Malotes" y mi subtema particular, "Lobo". Fui derribada del caballo por Mar Horno, por suerte los jueces decidieron repescarme para la siguiente ronda.

4 oct. 2011

Solanum melongena

Ilustración de Clara Varela


El día que llegamos, la abuela la miró de arriba abajo. No se te pudo ocurrir más que a ti, le dijo moviendo la cabeza, con la de adelantos que hay hoy día. Mamá no contestó, se fue a su habitación y se puso a deshacer la maleta deprisa. Yo creo que la abuela se arrepintió, porque al poco vino con un sombrero de paja verde, le acarició la cara y se lo puso con cuidado. Por lo menos, que no te salga el paño, gruñó, que tú siempre has tenido un cutis muy fino.

Como la abuela se ocupa de todo, mamá y yo bajamos todos los días a la playa. Ella se duerme debajo de la sombrilla y yo juego con el cubo y la pala, sin alejarme mucho. Mamá parece una berenjena mustia, con el sombrero verde y el único vestido que le cabe, el ancho y morado. Sólo se pone contenta cuando se lo saca por la cabeza y la tripa gorda asoma por encima de la braguita del bikini. ¡Vámonos al agua, sirena!, me grita, y jugamos a que es una ballena blanca que me persigue saltando entre las olas. Después, nos secamos en la orilla, miramos cómo le resbalan las gotas por la panza y estamos muy atentas por si le salen bultos. Ella dice que son patadas que le da mi hermano. No sé si no va a resultar un poco bruto.

Cuando nos preparamos para volver a casa de la abuela, mamá es otra vez berenjena. Yo le recuerdo que se ponga el sombrero, no vaya a ser que, además del vestido que le esconde la barriga, venga el paño ese a taparle la cara.



Este micro ha sido realizado a partir de una ilustración de Clara Varela para el proyecto Escríbeme una ilustración. En su blog  y en los anteriores enlaces podéis disfrutar de su excelente trabajo.

3 oct. 2011

101 Minificciones del Taller de Ficticia

Con motivo del décimo aniversario del taller, se edita esta publicación digital en la que los miembros de La Marina (talleristas, concursantes y lectores) han seleccionado sus textos favoritos de entre los ganadores mensuales. Tengo la suerte de que figuren dos micros míos, "En el escudo llevaba pintada una luna resplandeciente" y Filius philosophorum (que tantas alegrías me está dando), junto a las de amigos como Gabriel Bevilaqua, Mónica Ortelli, José Luis Sandin, Alfonso Pedraza, Sergio Patiño, Lucía Casas, José Manuel Ortiz Soto y tantos y tantos otros. En el Arca Ficticia se puede  leer el resto de las minis ganadoras.





1 oct. 2011

IX Certamen Internacional de Microcuento Fantástico: Buenas noticias


Acta del Jurado del IX Certamen Internacional de Microcuento Fantástico miNatura 2011


Reunidos los votos del Jurado del IX Certamen Internacional de Microcuento Fantástico miNatura 2011, formado por:

Manel Aljama (Escritor)
Juan Guinot (Escritor)
Pablo Martínez Burkett (Escritor)
Carmen Rosa Signes Urrea (Escritora y fotógrafa)
Ricardo Acevedo Esplugas (Poeta y narrador)


Tras la lectura de los 357 cuentos presentados de un total de 252 autores, que provenientes de diferentes nacionalidades, a saber

60 argentinos
1 argentino-español
1 boliviano
22 colombianos
1 costarricense
22 cubanos
6 chilenos
1 dominicano
2 ecuatoriano
1 estadounidense
77 españoles
1 guatemalteco
1 hondureño
1 italiano
32 mexicanos
1 nicaragüense
5 peruanos
2 puertoriqueños
7 uruguayo
7 venezolano



Se destaca la calidad de los cuentos presentados lo que ha dificultado la labor del jurado a la hora de seleccionar tanto el ganador como los finalistas que, excepcionalmente, han aumentado de número suponiendo, a juicio de todos, un avance en el desarrollo del presente concurso. Nuestra felicitación a todos los participantes. En breve verá la luz el dossier especial de la Revista Digital miNatura dedicado al IX Certamen Internacional de Microcuento Fantástico miNatura 2011 que contendrá tanto el cuento ganador como los finalistas, todos ellos recibirán por correo electrónico, diploma acreditativo de su participación en el certamen, también se hará llegar al ganador su premio.

El jurado del IX Certamen Internacional de Microcuento Fantástico miNatura 2011 proclama como ganador al cuento:

Filius philosophorum de Elisa de Armas (España)

Un texto original que se sale de los parámetros normales del género fantástico de los últimos años, introduciéndonos en el mundo de la magia alquímica con un toque inquietante que deja al lector en la incógnita de un final abierto lleno de posibilidades.

El jurado destaca como finalistas los siguientes textos:


  • Amor En Conserva de Paloma Hidalgo Díez (España)
  • Ashville, el secreto al desnudo de Claudio G. del Castillo (Cuba)
  • Cajas chinas de Luis Petrone (Argentina)
  • Ciber-hombre de Sara Lew Santol (España)
  • Creerás de J. E. Álamo (España)
  • Don Quijo-té dice una más de las suyas, mucho tiempo después de Ginés Mulero Caparrós (España)
  • El fin del mundo de Carlos Alvahuante (México)
  • El tole tole de José Aristóbulo Ramírez Barrero (Colombia)
  • El Ultimo Testigo de Juan M. Ruiz Mayayo (España)
  • Elipsis de Laideliz Herrera Laza (Cuba)
  • Irrefutable de Yunieski Betancourt Dipotet (Cuba)
  • La hormiga de Juan Pablo Delgado Castillo (Costa Rica)
  • …La Ufanadora montaña de John Alexander Díaz Ortegón (Colombia)
  • Las Comadritas de Mariana Enriqueta Pérez Pérez (Cuba)
  • Lepisma saccharina superbum de Mónica Ortelli (Argentina)
  • Lunes entrópico de Ángel Revuelta Pérez (España)
  • Matrimonio en crisis de Daniel Avechuco Cabrera (México)
  • Mi abominable familia de Ana Rosa García Vidal (Cuba)
  • Mutación tecnológica de Margarita Rufina Carvajal Pradas (Cuba)
  • Observadores de Carmen Inés Jaramillo Cevallos (Ecuador)
  • Ojos de José Rabelo (Puerto Rico)
  • Pegaso de Daniel Ávila (Colombia)
  • Redención de Ángel Luis Sucasas Fernández (España)
  • Tiempos que corren de Juan Miguel Cano Castell (España)
  • Un instante de fuego de Carlos A Duarte Cano (Cuba)
  • Unidad de memoria de Serafín Gimeno (Cuba)
  • Zombie en la Ruta 6 de Mariela Ibarra Piedrahita (Colombia)


Nuestro más sincero agradecimiento un año más por la buena acogida que sigue teniendo el certamen que viene a confirmar el interés que el microcuento fantástico tiene entre los escritores contemporáneos y que queda evidenciada por la calidad de los trabajos presentados. Debemos aclarar que este año, debido a la escasez de trabajos de menores de edad en el certamen, la selección meritoria ha sido suspendida.Os esperamos el año próximo en la 10ª edición de este certamen. Gracias a todos.

Ricardo Acevedo Esplugas
Carmen Rosa Signes U.
Directores de la Revista Digital miNatura
San Juan de Moró a 30 de septiembre de 2011

30 sept. 2011

Evolución

Fotografía de Jesús Vega Sánchez



Al regresar de África, las cigüeñas han de adaptarse a inesperados cambios: los ejemplares que decidieron no emigrar se han adueñado de todos los nidos. Unos están en alquiler; otros, en venta. Las hipotecas, al diez por ciento.


20 sept. 2011

La elegida


Domenico Zampieri (El Domenichino), La doncella y el unicornio

Para asegurarse de la virginidad de su futura esposa, convoca a todas las muchachas casaderas del reino y libera al unicornio, que, sin dudar, se dirige a una morena de carnal belleza y se postra ante ella.

Doce meses después, coronando la principesca testa con un único cuerno en espiral, la princesa da a luz una hermosa centaurita.

17 sept. 2011

Desparejados (2)

Tenedor y manoletina en Drottninggatan



Un calcetín que andaba perdido por el cajón se lió con un guante de lana. El otro guante se consoló con una de mis sandalias de cuero. Su compañera es feliz con un zapato de tacón rojo que olvidaste en el armario, el derecho. Menos mal que yo, con el izquierdo, tengo suficiente.



Este micro se llama Desparejados (2) porque ya hay un Desparejados en el blog y es producto de la Sortija del III Concurso de microjustas literarias. La foto, tomada durante mi feliz semana en Estocolmo.

13 sept. 2011

Del arte y sus engaños

Domenico Ghirlandaio, Retrato de mujer joven.



Cuando el maestro Jacopo recibió la máscara funeraria que reflejaba el rostro, devastado por la porfiria, de la joven duquesa, no se atrevió a utilizarla para pintar el retrato y tuvo que recurrir al testimonio de los cortesanos. Tras un embarazoso silencio, alguien mencionó un cuello de alabastro; otro, unos ojos garzos y un dulce mirar; aquél, las sonrosadas mejillas y éste, las perlas de su boca. La fidelidad del pintor a sus falsos testimonios hizo que el duque, al recibir la tabla, derramara las primeras lágrimas por la triste esposa que en vida había despreciado y  tan profundo fue el amor que la bellísima imagen despertó en él que jamás dama alguna consiguió borrarlo de su corazón.

9 sept. 2011

Regalo de bodas

Jacopo del Sellaio, El triunfo de la castidad (1485)

El ultimátum de Mícer Federico, que reclama la devolución de los cien florines entregados a cuenta si no recibe el encargo antes de la boda de su hija, logra lo que no consiguieron los golpes de la esposa en la puerta del taller, ni sus lamentos, ni sus improperios. El maestro Jacopo se alza del diván que cobija sus amores desde hace veinte días, da un golpe en la nalga a la modelo, la ayuda a ceñirse la túnica de brocado azul ultramar y coloca en sus manos una palma que los pinceles volverán de oro. Sobre un carro tirado de unicornios, prisionero el amor a sus pies, nunca lució más hermosa y severa la Castidad que, con el lindo rostro de Brunetta, proclamando en esta tabla su triunfo.

6 sept. 2011

Tentación

Lady Macbeth, de Gabriel Cornelius Von Max

Llega de madrugada, cuando me dispongo a amamantar al bebé. La cabellera cobriza y las manos ensangrentadas refulgen en la penumbra de la alcoba.

—Arranca el pezón de sus encías y machaca su cabeza —musita febril—; te chupará las horas, te impedirá escribir, siempre se interpondrá entre tú y tu obra.

La criatura, satisfecha, se adormece; entonces añado un buen chorro de mi leche tibia al cuenco con sangre de gallina que suelo tenerle preparado. Pobrecilla, siempre vagando sola. Además, le estoy agradecida: Lady Macbeth es la única persona que tiene confianza en mi talento.

1 sept. 2011

Fidelidad

Muchacha con moneda, de Bartolomé Esteban Murillo


Por unas monedas, la vendedora de castañas acepta posar para el maestro extranjero cuyos retratos gozan de una viveza tal que parecen contemplar a quien los admira. Las horas de quietud provocan un hormigueo en el cuerpo de la hermosa modelo, una pesadez en las articulaciones que aumenta de sesión en sesión; mas, llegado el día en que el artista ha prometido finalizar la obra, espera orgullosa el momento de ver su imagen por primera vez. El pincel da los últimos trazos y la muchacha advierte que la rigidez de sus miembros le impide cualquier movimiento. Intenta gritar, no lo consigue.

El pintor sonríe satisfecho; arroja al fuego el lienzo, cubierto de enrevesados signos de una caligrafía desconocida, y encierra la figura inmóvil en el dorado rectángulo de un marco. Desde del cuadro, los dulces ojos negros expresan, alternativamente, el terror y la súplica.

5 ago. 2011

Correspondencia


Desde que una noche de galerna él no regresó de la mar, ella dibuja en la arena: “Te quiero, Antón”. Luego, contempla cómo las olas se llevan sus palabras. 

Al bajar la marea, vuelve a la playa presurosa y encuentra la respuesta, escrita con la letra torpe del marido: “Yo también, Carmiña”.

Este microrrelato participó en la Sortija de las II Microjustas literarias y, además, fue elegido por Acuática para leerlo en la Antología oral de microrrelatos. Se puede escuchar aquí (junto a los demás micros del encadenado).

27 jul. 2011

Último intento

Foto de anlopelope en Flickr

Apuesta al 15 todo lo que le queda. Vuelve a ganar la banca. El rastrillo retira, brillantes y redondos, sus dos ojos azules.


Este hiperbreve fue ganador de la primera semana del Concurso de Microrrelatos en Twitter de ABC.

25 jul. 2011

Venganza




— Comadre, ¿es verdad que fue su marido el que compuso esa canción que canta el Benny Moré? ¡Mire qué alabancioso! Un hombre casado y con seis criaturas, presumiendo de que las jevas lo llaman el Conde Negro y se vuelven todas locas por él. Debería usted botarlo.

—¿Botar a ese condenado? Ay, no, si ahora lo tengo pa mi solita. La mamá Juana, con un conjuro, me lo volvió grillo. Tan negrito como antes y cantando sin parar, aunque desafinao. Y bien rabioso. Que por mucho que se desgañite llamando hembras, ya yo me encargo de que no se le cuele ninguna en la jaula.

Jeva: Mujer, novia.

22 jul. 2011

Ingenio versus imaginación

«El imaginador es el que ocupa espacios que nadie ha tocado»

Esa tensión hacia lo inexplorado, esa pasión por destruir el estereotipo, lo repetido, por romper los tópicos y las superficies, ese rechazo frontal de lo simple y lo elemental, de lo conocido y por conocido superfluo literariamente, esa aspiración imperiosa por acceder a mundos desconocidos del sueño y el deseo, esa ambición sin medida por ampliar el mundo real, rehacernos lo perceptible, sumergirnos en lo sorprendente y maravilloso, que es en definitiva la identidad mayor de toda la obra literaria de Pérez Estrada, se basa de manera fundamental en su carácter imaginativo […].
Imaginación, que es cosa diferente de ingenio. Lo imaginativo no es lo ingenioso. Y lo imaginativo quizá sea, con la metáfora, los dos «recursos» literarios sobre los que nuestro escritor estuvo reflexionando con más ahínco y mayor frecuencia a lo largo de su vida.
Para Pérez Estrada la imaginación fue siempre el mayor ejercicio de literatura creadora que era posible ejercitar, la mayor expansión liberadora de la inteligencia y la sensibilidad, mientras que el ingenio está prisionero del efectismo, del momento, de la sorpresa, de «lo devaluado, de lo extravagante, lo absurdo y lo escandaloso».
Desde mi punto de vista, flaco favor le hacen a la entidad y valía singularísima de sus textos aquellos estudiosos y críticos que las basan fundamentalmente en lo ingenioso, lo divertido, lo sorprendente y chistoso de su escritura, cuando la grandeza de Pérez Estrada, como creador, radica esencialmente en su sentido imaginativo, en la generosidad de su visión del mundo, en su sorprendente capacidad para estructurar literariamente un tratamiento natural y ordinario de lo extraordinario o ilógico, en su visión impetuosamente dionisiaca por encima de lo lúdico, del divertimiento.

Palabras de Rafael Ballesteros en la introducción a La luz de las palabras, antología de textos de Rafael Pérez Estrada, publicada por el Centro Andaluz de las Letras. (Málaga, 2001).

20 jul. 2011

Al final del túnel


Me costó, porque ella siempre prefería ir por la carretera, pero una mañana en la que llegábamos tarde a la escuela conseguí convencerla para atajar por el túnel del ferrocarril abandonado. Desde entonces lo atravesábamos a diario, a la ida y a la vuelta. En cuanto dejaba de llegarnos la claridad de la entrada y todavía no veíamos la luz del final, la Chari me agarraba una mano mientras yo, con la otra, tanteaba la pared. Avanzábamos despacio, para evitar las piedras y los charcos que formaban las goteras, y a mí me gustaba sentir su respiración agitada y cómo me apretaba la mano con fuerza cuando se oía el plof de una gota al caer, el rumor sigiloso de una rata o el aleteo de un murciélago.Sin embargo, por algún motivo, no podía dejar de picarla: que si tú sola no eres capaz, que si los murciélagos se te van a agarrar en el pelo, que si las niñas sois todas unas miedosas… hasta que ella se hartó y me dijo que estaba dispuesta a taparme la boca de una vez por todas.

Esperamos al sábado, para no tener prisa. Aunque todavía era marzo, el sol picaba mucho y la Chari se presentó con su camiseta roja de tirantas, pantalones cortos y un pañuelo en la cabeza —por si los murciélagos, pensé, aunque no me atreví a decírselo. Según nuestros cálculos, se tardaban once minutos en recorrer el túnel, once minutos que ella debía esperar después de que yo me hubiese introducido en él, para estar seguros de que no íbamos a coincidir en el interior. Después de registrarla, no fuese a llevar escondida una linterna, atravesé el túnel, más deprisa que de costumbre, porque echaba de menos su mano en la mía. Cuando salí, me paré al sol, para sacarme el frío de los huesos, y esperé. Doce minutos después asomó ella.Se notaba que había corrido y había tropezado, porque traía sangre en la rodilla derecha, pero se esforzaba en aparentar un paso tranquilo. Aún estaba deslumbrada por el latigazo de luz cuando vi tiritar sus hombros descubiertos y abrí los brazos para que se calentara. Ella se apretó contra mí, los latidos del corazón le hacían temblar todo el cuerpo, igual que temblaba en mi mano el topillo que habíamos cazado días antes en la ribera, y sus pezones pequeños, duros y apretados, se me clavaron en el pecho.

Todavía seguimos yendo a la escuela por el túnel, pero la Chari se ha acostumbrado y ya no le tiene miedo a lo oscuro. Y yo no sé que inventar para que vuelva a arrimarse a mí, como aquel día.

16 jul. 2011

Apunte del Novecientos



La Chelito se contonea bajo los focos del Kursaal, buscando entre sus ropas el bichito que la trae a mal traer.

(Hay una pulga maligna
que a mí me está molestando)

En la penumbra de un velador, el joven periodista Rafaelito Florido calcula cuántas gacetillas le costará llenar de flores el camerino de la cupletista.

(porque me pica y se esconde,
y no la puedo echar mano)

Y cuántas la botella de champán francés que le dará el valor que le falta para ofrecerse gentilmente. Por librar a la muchacha de esas comezones

(Rápida salta, pica y se esconde,
ya me ha picado yo no sé dónde)

pondría a su servicio las dos manos delicadas, casi de señorita. O la lengua, si menester fuera.

Otro texto producto de la convocatoria de Ficticia "Las pulgas y el mundo de las Matemáticas". Disculpen el atrevimiento, pero con semejante tema, las neuronas se ponían a bullir a su antojo.

8 jul. 2011

Maestrita

Fotografía de Eduardo Margareto


Pasa de puntillas evitando los cuerpos rendidos que abarrotan dormitorios, salón y pasillos. De la mano de su madre, recorre la lechosa madrugada de asfalto. Los pies se acomodan con dificultad a los zapatos de cordones, como el cuerpo delgado a las cinco horas de pupitre o los oídos a la música de una lengua ajena. Pero de seis a ocho, mientras Khadija se enfrenta a la imposible limpieza del local, ella es feliz entre el revoltijo de cachivaches, tan semejante al de los bazares de su tierra. Y en el rincón del fondo, alineadas frente a una pizarra de juguete, las desvencijadas muñecas de Antigüedades Aurora aprenden a leer árabe con el Corán para niños que Amina esconde en su mochila.


Maestrita es el último de los 12 finalistas del Concurso de Microrrelatos Dónde lees tú, convocado por la Fudación Germán Sánchez Ruipérez, de entre los que se elegirán al primer y segundo premio. Junto con todos los finalistas semanales formará parte de un libro digital de la colección La voz de los e-lectores.


6 jul. 2011

Refutación de la regresión infinita

Procedencia de la imagen

A Víctor Meléndez le gusta utilizar el sencillo ejemplo del matemático escocés Augustus de Morgan: Las pulgas grandes son picadas por las pequeñas, que a su vez lo son por otras más pequeñas, y así sucesivamente. Pero las pulgas grandes pican a unas más grandes, que tienen, por su parte, otras mayores para chuparles sangre, y así hasta el infinito.

En este punto detiene la explicación y se ensimisma: si de su nómina, disminuida en un 5% en el último año, se descuenta un 20% de impuestos; más un 30% para la manutención de su exmujer y sus dos hijos en paro; si con el resto debe afrontar el pago de la hipoteca de la casa, las facturas de luz, agua y teléfono; si la subida estimada del coste de la vida según el IPC es del 3%...

Los alaridos de los alumnos, enfrascados en una feroz batalla de bolas de papel, lo obligan a continuar: Se deduce que yo, el humilde profesor que tenéis delante, soy la Pulga Mayor, de la que todos chupan, y la viva demostración de que el concepto de infinito ha colapsado.



Escrito para la divertida propuesta que hizo Rony Vásquez Guevara el pasado mes de junio en el taller de minificciones de Ficticia: Las pulgas y el universo de las Matemáticas. Con mis agradecimientos a Gabriela por el tallereo.

30 jun. 2011

De lo que sucedió al añoso maletilla Alonso de Villanueva cuando intentaba torear furtivamente en la finca de su vecino

Imagen de Alejandro Gelaz


Don Alonso se aprestaba a recibir en su capote el envite del morlaco negro zaíno sin atender los avisos de su mozo de espadas.

–Téngase, maestro, que no es toro el que arranca contra usted, sino el micifuz de su señora doña Rosaura –se desgañitaba Sanchico de Cózar–. Los ratones, hartos de roer los once tomos del Cossío que esconde usted en el desván, lo tienen tan cebado y lustroso que más parece toro que gato.


El felino atacó de un salto dejando cubierta de arañazos la cara del diestro que, a la noche,  tuvo que dormir en el escaño del zaguán. No había forma de quitar a doña Rosaura la idea de que la autora de los garfañones no era sino aquella moza de la venta de Puerto Lápice de la que dicen que su marido anda medio enamoriscado y a quien, por fina y melosa, todos conocen como “la Dulcinea”.

28 jun. 2011

Antología oral de microrrelatos


Voxopop es un servicio gratuito, una especie de foro que utilizan algunos profesores, fundamentalmente de idiomas. Lo divertido es que los hilos de discusión son hablados, en lugar de escritos. El funcionamiento es muy sencillo, basta con un micrófono para enviar un mensaje que todos pueden escuchar y responder por el mismo procedimiento.

Se me ha ocurrido proponer a todos los microrrelatistas que se atrevan la creación de una antología oral de microrrelatos. Para ello he creado un grupo (talk group), al que he llamado “Brevedades” y al que os podéis unir todos los que lo deseeis. Por supuesto, está presidido por el dinosaurio que encabeza también el foro Brevedades. Este es el enlace al grupo:


Ya hay varios hilos (discussions) creados e iniciados por mí (Encadenado, Antología de autores consagrados y Antología de micros de miembros de brevedades), pero cada uno puede añadir los que se le ocurran.

Si os animáis, basta con que os deis de alta en el servicio y consultéis estos enlaces, donde encontraréis las instrucciones necesarias para utilizarlo.


Tutorial para participar en el foro:
http://phobos.xtec.cat/ldomenec/podcast/curso/05_voxopop.swf


Ya tenemos las grabaciones de Ana Vidal, Hank Moody, Gabriel Bevilaqua y Sucede. ¿Se anima alguien más?

25 jun. 2011

Cita a ciegas



En la puerta del café se aferra a la rosa amarilla como a un asidero que le impidiera desplomarse en el vacío. Está decidida. Esta vez se atreverá. Podrá, por fin, cerrar ese perfil secreto donde se esconde bajo un nombre falso y unas fotos robadas a su hermano. Conseguirá que Sara olvide miedos y prejuicios, que se arriesgue a probar, que comprenda que están hechas una para la otra.

Pasan cinco minutos, quince, veinte. A punto de abandonar, tragándose las lágrimas,  Marta ve venir hacia ella —los mismos ojos enormes de Sara, el mismo hoyuelo en la barbilla— un chico alto, de aire aterrorizado, que aprieta con la mano derecha una rosa amarilla. 



Este logo personalizado acredita mi condición de finalista en el 2º concurso NMVCH (en esta edición el tema era las mentiras) organizado por Acuática, a la que felicito por la organización y por la calidad de los textos ganadores. Este concurso se va a convertir en uno de los grandes dentro del mundo del microrrelato, ya lo veréis. Y no dejéis de leer los textos ganadores, los otros dos finalistas y el resto de relatos presentados, que se irán publicando poco a poco en No me vengas con historias. Gracias por todo, Marina.

23 jun. 2011

La caída

Fotografía de Ángeles Sánchez


Desde que llegó el buen tiempo hemos vuelto a jugar en el jardín y mamá nos cuida desde allá arriba. Cuando me separo de los demás se asoma entre las cortinas de lienzo del desván y me sonríe, por eso casi siempre juego solo. Fue ella quien paró el columpio justo antes de que se soltara el nudo que lo ataba a la rama. Yo vi su mano pálida, casi blanca, que atravesaba las hojas del nogal como un rayo de luna. Por eso, aunque me estaba columpiando con todas mis fuerzas, al caer sólo me desollé las rodillas.

La que nos baña ahora es la tata Dolores. Nos restriega tan fuerte que me arranca las costras, nunca terminan de cicatrizar y los hilos delgados de sangre se deshacen en el agua mugrienta de la bañera.

Con este relato participé en el Vendaval de micros 2011. Ahora aparece aquí junto a la fotografía de Ángeles, en la que se inspiró, a partir de una propuesta en el foro Brevedades.

18 jun. 2011

Un hombre gris sobre la acera

Shellac on a Hand, de Jim Dine

El arma homicida había penetrado, certera, el quinto espaciointercostal y, atravesando el ventrículo izquierdo, provocó una muerte instantánea. No se encontraron huellas ni testigos. La biografía del difunto, un individuo borroso, carente de riqueza, poder o pasiones, no permitía imaginar un móvil para el crimen. El caso se estaría pudriendo en los archivos si el sargento Duque no hubiera abierto una nueva vía de investigación. La auténtica víctima no era el discreto ciudadano Ramírez, sino el corazón de la hermosa y casquivana Emilia Duarte; órgano que, tres meses antes del asesinato, Ramírez había recibido en trasplante.

13 jun. 2011

Buena vecindad


Por fin habíamos quedado para cenar. Llevaba prometiéndome las costillas asadas desde que me mudé a la urbanización —que si eran su especialidad, que si me iba a chupar los dedos—, y nunca encontraba el momento de invitarme. El olorcillo de las brasas llegaba hasta la esquina del polideportivo, la boca se me derretía de gusto. Y se me presenta con la bandeja de sardinas. Hoy no había buena carne, se excusó. Las manos se me agarrotaron alrededor de las dos botellas de rioja que le llevaba. Comí costillas, claro que las comí. ¿El resto? Enterrado junto a la barbacoa. Yo sólo me cobro lo que se me debe.

8 jun. 2011

La unión hace la fuerza

Árbol, sol y niños, de Antonio Álvarez Gordillo


Lo enrollamos despacito, como hace mamá con la alfombra del salón, lo cargamos a hombros entre todos y lo tiramos al río. Fue un robo sonado. Después tuvimos cinco meses de vacaciones: el tiempo que tardaron los mayores en construir de nuevo el camino hasta la escuela.


3 jun. 2011

Proezas

Dibujo de Carmen Rapallo


Todos saben que es una mujer bala, pero a ella no le importa. Prepara las albóndigas en un santiamén, deja la casa reluciente, nos levanta a mi hermano y a mí y nos deja en el colegio antes de marcharse a trabajar. A la vuelta compra en el súper, plancha y nos ayuda a hacer los deberes. Cuando los terminamos, hasta la hora de acostarnos, nos canta canciones del lejano país desde el que la arrojó el cañón o nos cuenta las historias de sus habitantes. Y entonces, aunque no lo creáis, mamá tiene el poder de detener el tiempo.


Proezas obtuvo el octavo puesto compartido con Puck, Víctor Lorenzo y Ángeles Sánchez en el I Concurso El Microrrelatista. El retraso en su publicación se ha debido a causas ajenas a mi voluntad. Estaba tan contenta por la clasificación y la compañía que encargué un dibujo a mi ilustradora favorita, Carmen Rapallo. Y, claro, ella tiene tantos compromisos (los deberes, el inglés, las sevillanas, los juegos, los amigos, el cole... ) que no ha podido enviármelo antes. La espera ha merecido la pena, ¿quién hubiera captado el espíritu del micro mejor de lo que ella lo ha hecho?


Me imagino que muchos habréis visto que se trata de un ReCiclado. En su día, Maite García de Vicuña publicó un micro con una temática parecida, aunque ambos terminan discurriendo por caminos diferentes, se llama La mujer bala y lo podéis leer pinchando en el enlace.

31 may. 2011

Hidra



Una amanece con jaqueca. Otra quiere remolonear. Esta tiene cita con el peluquero. Aquella pretende salir a correr. La quinta decide ordenar los armarios. Por experiencia saben que decapitarse es inútil, así que se lían a la greña y terminan como siempre: las cinco cabezas enredadas en un nudo.



Esta fue mi propuesta en la segunda ronda de las Microjustas. Mi micro favorito de los cuatro presentados hasta ahora (ojalá pueda presentar un quinto) fue el primero, por eso lo tengo guardado para el final.

26 may. 2011

Mitología secreta


El sueño de la esposa del pescador, de Katsushika Hokusai


La hermosa Aminta, lejos de resistirse, exige que se metamorfosee en pulpo. Él, por su parte, le hace prometer que esta aventura no trascenderá. Objeto de placer de una mozuela y con ocho tentáculos grotescos, Zeus teme convertirse en el hazmerreír del Olimpo.


Con este micro (al que le he hecho unos arreglitos), y tras una durísima pugna con mi rival, conseguí pasar a la tercera ronda de las Microjustas Literarias. El tema propuesto era, evidentemente, "pulpo".

21 may. 2011

La dignidad de los desfavorecidos

Dibujo de Jualu

Desde que despidieron a Don Eladio del banco tras veinte años de servicio, acabaron aquellos tiempos en que, en el momento en que sacaban el contenedor con los desperdicios del supermercado, se desencadenaba una batalla campal. El Boqueras, el Meneítos y la Pelos dejaron de lanzarse como fieras sobre los embutidos y los yogures pasados de fecha y el Mazinger cesó de esforzarse en poner orden al tiempo que embaulaba en los enormes bolsillos de su chaqueta pitanza suficiente para mantener su enorme corpachón y reservar algo para la Marquesa, que se acercaba lenta y temblequeante, empujando el carrito de bebé donde guardaba sus costrosas pertenencias.

Aunque en alguna ocasión tuvo que echar mano de la fuerza persuasiva del Mazinger, Don Eladio consiguió establecer una disciplina cuartelaria entre los indigentes del barrio. En cuanto el contenedor pisaba la calle él se encargaba de extraer los alimentos, dividirlos en lotes equilibrados y repartirlos entre todos. En el caso de que alguien tuviese un especial rechazo o debilidad por alguna vianda, estableció tablas de equivalencia para que se intercambiaran de forma civilizada. La paz reinaba como nunca en el reino de los desfavorecidos.

Desgraciadamente, la crisis, lejos de detenerse, ha aumentado y con ella el número de vecinos desempleados que nos vemos obligados a recurrir a los desechos del supermercado; los víveres han empezado a ser insuficientes. Para evitar nuevas trifulcas, a Don Eladio se le ha ocurrido establecer una pequeña cuota, casi simbólica, que da derecho a participar del festín. Él la administra y se lleva una comisión, al fin y al cabo es justo que se le retribuyan sus desvelos por mantener el orden y el sentido de la dignidad de los necesitados. Mazinger, a quien ha convencido de la importancia de su misión, es ahora el encargado de sacar los productos del contenedor, organizar los lotes, cobrar y abortar cualquier indicio de algarada. Da gloria ver esas colas  de gente limpia y aseada que piden la vez con educación y respetan los turnos. Don Eladio pasa pocas veces por la puerta del súper, dicen que está intentado localizar nuevos contenedores en zonas aledañas para abastecernos con mayor abundancia. El Boqueras, el Meneítos y la Pelos, que no pueden afrontar el pequeño gasto que supone nuestra cuota, han tenido que trasladarse al extrarradio. La Marquesa sigue acudiendo a veces, con sus andares achacosos; cuando la ve venir, Mazinger interrumpe sus tareas, le  dirige una sonrisa bobalicona y le entrega el poco de jamón de york, la cuajada o el flan de huevo caducados que guarda siempre para ella.

18 may. 2011

Megaquedada: mi micro tuneado

Haz clic en la imagen para verla a mayor tamaño


En la imagen, el micro tuneado que llevé para todos los participantes (aunque alguno se debió quedar sin él, porque pensé que éramos menos). La versión que le tocó a Puck en el sorteo era de mayor tamaño y con un texto ligeramente diferente. A la arpía la retraté hace un par de semanas en la ermita románica de Santa Cecilia de Vallespinoso de Aguilar (Palencia), a cuyo interior pudimos acceder gracias a la señora Mercedes, que nos dejó amablemente las llaves tomando en prenda nuestro DNI. 

Para la lectura en la librería Tres rosas amarillas elegí otro texto, Aguedilla, por el cual tengo debilidad y que encajó perfectamente con la presentación que para mí tenía preparada Fernando. (Lo dejo aquí dicho porque Pablo me preguntó si estaba publicado en el blog).

Y con esta entrada termina el ciclo de la megaquedada y recuperamos la normalidad :(. Espero que volvamos a romperla pronto.

17 may. 2011

Megaquedada: regalos

Las magníficas crónicas de Acuática y de Danik Lammá me ahorran el trabajo de hacer yo una, así que me voy a limitar a exponer los regalos que me tocaron, muchos y buenos.

En primer lugar un micro autógrafo, de la propia mano del gran Propílogo, que voy a guardar con siete llaves porque con el tiempo pienso subastarlo. Espero que Gabriel alcance pronto la fama que merece y las ganancias me permitan  jubilarme anticipadamente.

No veo (Propílogo)
Eres un hijo de perra y te envidio. No estoy hecho como tú, soy sólo una copia, y eso me mata. Todas las mañanas  escucho amanecer, escucho el rumor de máquina vieja que tus músculos emiten. Un ruido de sofá, de colchoneta, de mecedora bajo el agua. Un ruido asqueroso a mi izquierda. Un ruido azul, como yo. Un ruido de mierda, de ojo que ve. No es un ruido de ojo de cristal.

El segundo fue un micro tuneado de Danik Lammá, con la que además pude charlar sobre las casadielles que fritan las paisanas en su Asturias de adopción y de la nostalgia de los días de lluvia. Danik también me contó el origen de su seudónimo, pero eso no lo cuento, el que quiera saberlo, que se lo pregunte a ella.


De los marcapáginas que mandó Luiyi me tocó el de Niñocactus, y es así de chulo. Alberto también me contó el precioso origen de su nombre, me hubiera gustado enlazarlo aquí, pero no lo encuentro en su blog. 


Además, me llevé uno de los sombreros de Kum* que, por suerte, hacía juego con mi vestido y no dudé en ponérmelo. Anita nos sacó guapísimas a Su y a mí.



Pero, por supuesto, lo mejor fue poner cara y voz a todos los participantes. Aunque todo el día fue mágico, recuerdo especialmente los encuentros con Marina y Pablo Garcinuño; la presencia en la librería de Ángel L. Herrero, que vino invitado por  Pablo y por mí; las presentaciones de Fernando (con la mía acertó de pleno); los relatos-mosaico de Anita y Puck; las divertidas performances de Manu Espada y Kum*; el cuento de Manuel Ferrero (siempre me ha encantado Garbancito y él lo contó como nadie); el niño musical y la elegancia de Sara; la  presentación que hizo Puri Menaya de sus libros infantiles, que invitaba a disfrutarlos (me traje los dos y me han encantado); oír en boca de Beatriz un micro que he leído mil veces y cada vez me gusta más; sorprenderme con lo poco que Pablo Gonz se parece a sus fotos; la cálida simpatía de Miguel y la de Guillermo Escribano; el brindis; compartir con Alberto mesa y amor por las tierras castellano-leonesas; descubrir a Chon, creo que era la única a la que no conocía "en blog"; y, por supuesto, el fin de fiesta con Lola Sanabria, Kum*, Jaime, Torcuato y "Torcuata", Anita, Su, Mar, Marina y Chon. La única pega, lo escaso del tiempo, que no me permitió charlar a gusto ni con Rocío ni con Luisa; el consuelo, ese I que aparece en todas las reseñas antepuesto a las palabras Megaquedada microrrelatista. Ahora me voy a ver si por fin descargo el vídeo de Ángeles, que cada vez que lo intento me dice el megaupload que no está disponible, temporalmente.