18 dic. 2011

Viaje al futuro



Al contemplarse en el espejo, observa síntomas de envejecimiento. Aunque era una consecuencia previsible, la fascina lo vertiginoso del espectáculo: las arrugas se ramifican como hilillos de agua en una pendiente, las encías se descarnan, las canas invaden un cabello cada vez más ralo. Simultáneamente se le olvida quién es; para qué sirve la máquina que tiene delante; y también, por supuesto, que accionando la palanca de la derecha, el discurrir del tiempo se hace reversible.

13 comentarios:

  1. Qué bueno, Elisa! Me encanta esa máquina del tiempo que en realidad "acelera el envejecimiento", del que no hay vuelta atrás por el olvido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Sara, qué rapidez en comentar. Me agrada especialmente que te guste porque tú eres una experta en micros fantásticos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Qué faena no contar con que la memoria también envejecería. Qué bien descrito ese proceso de envejecimiento acelerado, Elisa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo, muy bien descrito ese proceso de envejecimiento acelerado.
    Título y micro van unidos.

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Ya no me acuerdo qué iba a decir y acabé borrando la entrada anterior por impago de impuestos. Ah, sí, la palanca derecha. Claro.
    Gracias por recordarlo.
    Ahora que lo sé, no descarto volverla a borrar.

    El punto de la palanca le añade un toque inquietante. Sin eso, el micro ya sería un buen punto de reflexión. Con eso me quedo triste, sin esperanza, al saber que existía y que la ha perdido para siempre.
    Felicidades

    ResponderEliminar
  6. Elisa ¿la fascina o le fascina? me has dejado con la duda porque soy malísima con esto y encima vengo de Madrid... No tenía por qué pasarle eso salvo que ella no sabía lo del gen del alzheimer o la senilidad... mi abuela sí conserva su memoria intacta. Así que me ha encantado, Elisa, por lo fantástico y por lo que callas.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Miguel Ángel, Elysa, no es difícil describir un proceso que se experimenta a diario, ¿no? :-)

    Xesc, en mi opinión, los detalles son los que hacen pasar de la reflexión a lo narrativo, los que nos permiten "ver" y abandonar la abstracción. Me gusta que te hayas fijado en la palanca.

    Anita, he consultado el Panhispánico de dudas y me ha sacado de ellas. Es un verbo que se puede usar como transitivo y como intransitivo, aquí me interesaba el "la" porque quería dejar claro que es una protagonista, no un protagonista. Quería darle un aire un poco retro, de ahí lo de la palanca, en los tiempos de Wells no se hablaba tanto del alzheimer, seguro. Gracias, me alegro que te haya gustado, Ana.

    ResponderEliminar
  8. A mí también me chocó el "la", aquí en Canarias apenas se usan. Si bien es cierto que es el único indicativo para saber que la protagonista es una mujer.

    Ficción que refleja muy bien la realidad.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  9. Siempre me ha gustado muchísimo esa máquina del tiempo. Es la que nos viene a la memoria cuando se habla de viajes en el tiempo. Coincido con los demás, la descripción del proceso de envejecimiento, incluída la memoria, impecable. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Me encanta esta máquina del tiempo con olvido incluido. Y si me lo permiten, me cuelo en el debate sobre les y las. Confieso que, aun conociendo la norma, soy firme defensora de leislos y laismos cuando aportan información necesaria sobre el género de a quien se refieren. Será cosa del burgalesismo, que por estas tierras se usa mucho
    saludillos

    ResponderEliminar
  11. Elisa, guapa,
    ayer intenté dejarte un mensaje pero blogger se puso cabezón. Te iba a comentar yo también lo del "la" ;-) pero aparte de eso quería decirte que disfruté mucho del viaje.
    Me recordó un cuento que leía cuando era pequeña de un príncipe al que le regalan una madeja de hilo (que simboliza el tiempo) y no puede evitar desenrollarla para ver a su futura esposa, y su cara de adulto, conocer a sus futuros hijos... y cuando se da cuenta ha llegado al final de su vida sólo mirando. Entonces no conocía la expresión "carpe diem", pero tu micro me ha regalado ese recuerdo y esa interpretación.
    Gracias, felicidades y besos

    ResponderEliminar
  12. En la máquina, el tiempo se puede hacer reversible, a ver si se acuerda..
    Pedro (UMU)

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!