15 may. 2014

Los cuatro palos


Renunció a escribir la carta de suicidio. Bastaba con  guardar en los bolsillos las otras tres: la de despido, la de desahucio, la de ruptura.

Este micro se suma a la convocatoria de Miguel Torija en La colina naranja.

23 comentarios:

  1. Vaya ases se guardaba en la manga. Lástima que en el juego que jugamos no valgan. Da igual que los saque o los esconda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tristes ases, Luisa. Gracias por pasar.

      Eliminar
  2. Muy bueno, Elisa. Tiene pinta de dardo ;-) directo al estómago.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Clyde tiene buena memoria. Gracias y besos.

      Eliminar
  3. Caramba Elisa, me has dejado de una pieza. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  4. Como a Elena me has dejado, de una pieza y "aluciná". Muy bueno.

    ResponderEliminar
  5. Vaya micro extraordinario!
    Saludo admirado, Elisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un saludo, Patricia, me alegra que te guste.

      Eliminar
  6. Una "epístola" casi descargada.

    Sombrerazo, Elisa

    ResponderEliminar
  7. Elisa, fabuloso microrrelato, muy origina y contundente.

    ¡Muy buen indignado!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti también tiene que sonarte, señor juez. Un abrazo enorme.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Gracias, Yolanda, un gusto verte por aquí.

      Eliminar
  9. Lo leo hoy y me has dejado noqueado, muy bueno, el título perfectamente elegido, soberbio. Me lo guardo con tu permiso.
    Enhorabuena

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
  10. Está todo dicho, en tres cartas, para qué más.

    Abrazos Lunera.

    ResponderEliminar
  11. Me visto despacio y te leo de prisa.
    Estas cartas desarman a cualquier destinatario.

    ResponderEliminar
  12. Un micro contundente, de verdad que con esas tres cartas no le hacen falta más explicaciones.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!