24 nov. 2011

Cita galante


Mirando de reojo la puerta del apartamento, no puede evitar confesarle que sueña con atravesar aquel umbral a diario, depositar su portafolios en el vestíbulo y ser recibido con un beso, entre olor a puchero y risas infantiles. Ella se aterroriza, salta del sofá donde yacía entregada, agita la cruz de marfil que esconde en el cajón del mueble bar y lo obliga a salir por la ventana, como siempre. Si hay algo que no soporta es un hombre rutinario y hogareño, piensa mientras unta de mercromina las dos marcas rojas que luce su pálido cuello.

23 comentarios:

  1. ¡Me encanta! Ese fino toque humorístico deberías mostrárnoslo más a menudo

    ResponderEliminar
  2. Muy simpático. Me gusta como tornas y remueves los papeles, como él sale por la ventana y ella se echa mercromina. Hay un par de vueltas por ahí que me han encantado. Por otro lado, ni los vampiros son lo que eran ni las señoritas son señoras. Qué tiempos estos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Joaquín, hace tiempo que todas las entradas eran muy serias, de vez en cuando hay que sonreír. Por cierto, ¿mañana tenéis de nuevo viernes sabático?

    ResponderEliminar
  4. Luisa, gracias, tienes razón, las cosas ya no son lo que eran, por lo menos no siempre. :-)

    ResponderEliminar
  5. Qué bueno, Elisa. Muy galante este vampiro... quería convertir a la amante dama en apuros en una señora de delantal y pechos voluminosos. Le salió el tiro por la ventana.
    No me imagino un drácula de portafolios, la verdad, me gusta ese detalle.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Ana, qué suerte que te hayas fijado en ese detalle, ahora yo misma veo el micro de otra forma, a veces salen las cosas por casualidad y cuando alguien las señala resulta que tienen su aquel.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Un drácula rutinario? Qué poca vergüenza! Qué hay que hacer para conseguir algo de emoción? Muy bueno, Elisa.

    ResponderEliminar
  8. Pablo, cuánto tiempo. Ya se nos caen todos los mitos... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Es que vivir ser inmortal y rutinario tiene que ser muuuuuuy aburrido, no como tu micro, que me ha encantado
    saludillos

    ResponderEliminar
  10. Fina ironía la tuya, aunque más que hogareño, a mí me parece un "pitarrilla", si siempre sale de noche!! :)

    ResponderEliminar
  11. Pedazao imaginació!!! Cómo de un vistazo a una simple puerta, creas toda una historia preciosa y original donde las haya.
    Felicidades. Y ya es hora de ver vida otra vez por aquí, Elisa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Buen intento del pobre vampirín para formar una familia con su amada dama, pero no pudo ser. Ella no está dispuesta a colocarse el delantal y a esperarle cada día con las pantuflas en la mano.
    Genial, como siempre, Elisa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Es muy bueno...Siempre te digo lo mismo creo, pero es que es muy bueno...:)
    Abrazo

    ResponderEliminar
  14. Estoy de acuerdo, Puck, la vida de ejecutivo y padre de familia puede ser excitante para un pobre vampiro condenado a la inmortalidad. Lo mano de esta historia de amor es que no coinciden las expectativas de los participantes :-).

    Gracias, Montse.

    Muchas gracias, Miguelángel, no sé a qué te refieres con lo de la vida, pero mi propia vida anda muy asendereada últimamente. Tengo mucho trabajo y poco tiempo para las aficiones, por placenteras que me resulten.

    Pues eso, MJ, que una cosa es recibir un vampiro de vez en cuando y otra pensar que se te quiere colar en casa para prepararle los guisos.

    Rosio, otro abrazo para ti. Te agradezco la visita, la lectura y el comentario.

    ResponderEliminar
  15. ¡Un vampiro con portafolios y que le gusta el olor a puchero! Como cambian las cosas...
    Muy divertido tu micro, Elisa.

    Besitos

    ResponderEliminar
  16. jajaja Que el pobre vampiro sueñe con una vida normalita, es entendible. El hallazgo es ella que espanta las rutinas y convenciones.
    Muy bueno, y divertido.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  17. Me encanta esa mujer. Las imágenes saltan del micro, divertidas y precisas. ¿Tendrían los niños pequeños colmillitos?. Me ha gustado mucho. Un beso. MAR HORNO.

    ResponderEliminar
  18. la eternidad, qué miedo. al final de qué hablas?

    ResponderEliminar
  19. ¡Anda! No sé si sabes que esa semana me eligieron a mí en ReC con un micro de vampiros familiares también. Hubiera estado bien confrontar ambas familias.
    Destila finura y elegancia, como siempre.

    ResponderEliminar
  20. Gracias, chicas (Elysa, Mar y Mónica), me alegro haberos divertido en estos tiempos de crisis y de invierno (aunque Mónica se libra de ambas cosas).

    Vittt, creo que entiendo la primera parte de tu comentario, pero la pregunta no. ¿A qué te refieres?

    Claro que leí tu micro, además anduvimos comparando las dos versiones (la extendida y la Rec) en el FB. Me gustó mucho, creo (sinceramente) que habría sido un justo vencedor. Y ya me habría gustado a mí, ya, haber podido confrontarlas, pero no hay manera :-).

    ResponderEliminar
  21. me refería a de qué hablas con alguien con quien llevas la eternidad hablando. los temas se acaban, conoce todos tus chistes!

    ResponderEliminar
  22. Un gusto leerte, Elisa, como siempre. No te puedo comentar más, ya está todo dicho...

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!