27 nov 2020

Juntos

Foto de Alessandro Vannucci en Flickr


La sombra miraba envidiosa cómo las demás jugaban a pídola, al rescate, a policías y ladrones, al fútbol. Ser la sombra de un niño sin amigos, que se sienta solo en un rincón del patio, es muy aburrido; por eso decidió rebelarse. Aprovechó el momento en que la pelota rebotó junto a ellos para alargar la pierna y pegarle con todas sus fuerzas. Después echó a correr, pero una sombra no puede despegarse de su dueño. Así que el niño tuvo que salir corriendo arrastrado por ella. Desde entonces juegan con los demás, a pídola, al rescate, a policías y ladrones, al fútbol. No son una sombra que imita a un niño, sino un niño que imita a una sombra, pero de eso nadie se da cuenta.

Este micro es uno de los que forma Pequeficciones, antología de minificciones para niños, compilada por José Manuel Ortiz Soto y Chris Morales, publicada por Parafernalia Ediciones Digitales, que se puede descargar gratuitamente en pdf.

Juntos se leyó el día de la presentación de pequeficciones, lo podéis escuchar a continuación junto a otros textos de Miguel  Ángel Flores y Elena Bethencourt.


27 oct 2020

Trampantojos

 

Cityscape, de Michael Wolgemut 


Al abrir la puerta y atravesar la muralla de Mnemosina los contornos de los hechos se difuminan y los rostros de sus protagonistas se emborronan. Convertidas en cicatrices desvaídas, las heridas dejan de sangrar. La fealdad y el horror se desvanecen y dan paso una belleza gris, algodonosa, sin aristas. El viajero que se adentra demasiado en los recovecos de sus callejuelas, se convierte en rehén de la ciudad: dedicado al culto de la memoria, olvida que existe una salida.

Microrrelato ganador del concurso convocado por Sevilee.

5 oct 2020

En la revista Abisinia


 

Estoy muy agradecida a Mónica Brasca y a Fredy Yezzed por incluir cinco micros míos en el primer número de Abisinia, revista dedicada a la literatura que guarda en cada número un rinconcito para la minificción. Se pueden leer este enlace.

30 sept 2020

Son sin fronteras

Procedencia de la imagen: ecomovilidad.net


Cada mañana, al verla pasar camino del andén, el saxofonista le dedicaba lo mejor de su repertorio, pero ni el jazz, ni las bulerías, ni el merengue, ni los boleros conseguían que la muchacha acompasara sus pasos al ritmo de la música. Aquella cintura de guitarra y aquellas nalgas, redondas y duras como timbales, ondeaban con un cadencia particular, ensimismada, que él solo comprendió el día en que la vio bajar las escaleras conversando por gestos con una amiga. Desde entonces estudia la lengua de signos, decidido a contarle que está componiendo una sonata para piel y dedos, por si ella quisiera que la interpretasen al alimón

Este micro ha sido seleccionado en la convocatoria de ENTC dedicada a la música y aparecerá en el libro recopilatorio de 2020 con el resto de textos seleccionados en los diversos concursos dicha web. Y yo, muy contenta.

1 sept 2020

En La Mangata

La escritora Paola Tena colabora en un interesante programa de radio tinerfeño y he tenido la suerte de que dedique uno de sus espacios a mis microrrelatos. Le agradezco mucho sus generosas palabras, como esto de escribir a veces da palo, escuchar a Paola me ha subido la moral. Por si alguien lo escucha, aclaro que hubo un pequeño malentendido. Le comenté a Paola que mi padre había nacido en Agaete y que casi toda mi familia paterna vive en Gran Canaria y Sofía Ramos me dio el título de canariona, pero solo lo soy en un cincuenta por ciento, el otro cincuenta es sevillano y, como saben quienes me conocen, nací y he vivido siempre en Sevilla.

 

16 jul 2020

"Para comerte mejor" en el café del Metro Teatro de Buenos Aires




Esa tentación de googlear tu nombre (o en este caso, el nombre del blog) a veces depara sorpresas. Hoy encontré este vídeo que lleva en Youtube más de un año, y yo sin enterarme. Naph Thalie, con su maravilloso acento argentino, recrea uno de los micros de este blog, Para comerte mejor. Lo mejor es oír las risas del público al terminar la narración, pero es que ella sabe cargar de intención el relato.

13 jul 2020

Encarnación

Casa en Laza (Orense)

Porque eran valientes y pobres se atrevieron a alquilar la mansión, tanto tiempo abandonada. Ella era alegre como un pájaro; él, habilidoso y reconcentrado. Entre los dos recolocaron tejas, empapelaron paredes, tapizaron los muebles. De noche se amaban con una pasión tierna que pronto me permitió anidar en el vientre de la muchacha y, mientras el fuego de la chimenea convertía el caserón en hogar, la sangre volvió a recorrer mis venas heladas, mi cuerpo se meció dentro del suyo y mis oídos escucharon, amortiguado por el líquido amniótico, el tarareo de una nana. 

Meses después los vi recoger sus cosas. Lloré, acaricié sus rostros con mis manos pequeñas, vacié a escondidas las maletas que acababan de llenar. Fue inútil. Se fueron −como todos mis padres anteriores− dejando la cuna olvidada y reprochándose uno a otro haber desatendido los rumores sobre este lugar maldito donde las niñas siempre nacen muertas.

Este relato es el que apareció publicado en el libro recopilatorio de ENTC titulado EN7Colores donde me colé gracias a haber alcanzado la final del Monstruoscopio, concurso anual comvocado por Mel Nebrea.