20 sept. 2011

La elegida


Domenico Zampieri (El Domenichino), La doncella y el unicornio

Para asegurarse de la virginidad de su futura esposa, convoca a todas las muchachas casaderas del reino y libera al unicornio, que, sin dudar, se dirige a una morena de carnal belleza y se postra ante ella.

Doce meses después, coronando la principesca testa con un único cuerno en espiral, la princesa da a luz una hermosa centaurita.

16 comentarios:

  1. Cierto es, qué paradoja!! para saber si es virgen...

    ResponderEliminar
  2. A veces la vida da sorpresas o no tanto. Me ha gustado, tiene mucho humor.
    Abrazos, Elisa.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja que pillo el unicornio...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  4. Jajaja, me encanta, pura ironía, jajaja...

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Muy divertido. No esperaba que usaras este cambio de tono.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Me ha arrancado una sonrisa, menudo unicornio. Al Rey le está bien empleado. (Mar Horno)

    ResponderEliminar
  7. Si es que los reyes son muy tontos, no se enteran; em comparación, unicornios y morenas son muy listos. Ahora sólo tendrá que limar el cuerno hasta convertirlo en una espinilla o en un grano y listo. Poca cosa.

    ResponderEliminar
  8. qué más mítico que la virginidad, en estos tiempos que corren...
    delicioso.

    ResponderEliminar
  9. Es genial, la estocada final del Unicornio me ha gustado mucho.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  10. Yo no me entero de nada; hasta ahora creía que el Unicornio era el símbolo de la inocencia pero visto lo visto...acabas de derribar un símbolo de mi infancia, sniff!

    ResponderEliminar
  11. je, je.... Qué bueno, Elisa. Mucho cuidado con acercarse a un unicornio!

    ResponderEliminar
  12. Buen micro, Elisa. De género. Con mucha amenidad has creado un nuevo ser mítico: la centaurita.(¿O ya existían y yo no estaba enterada? Tiemblen centauros!
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué chulo Elisa! Yo este verano me hice una foto con un unicornio, pero no me he quedado embarazada (creo).
    Lo único, que "principesca testa", además de la rima, suena un poco raro...
    ¡Besitos!
    :)

    ResponderEliminar
  14. Me encantó, Elisa. Llevaba un par de semanas sin caer por aquí. Me alegra ver que el listón no baja.
    Un fuerte abrazo,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  15. Muy bueno, pero...me extraña que el unicornio enamorado dejase que el rey se quedara con su linda amante.
    ¿O es que sólo la quería para el ñaca-ñaca?
    Besos, Elisa

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!