9 sept. 2011

Regalo de bodas

Jacopo del Sellaio, El triunfo de la castidad (1485)

El ultimátum de Mícer Federico, que reclama la devolución de los cien florines entregados a cuenta si no recibe el encargo antes de la boda de su hija, logra lo que no consiguieron los golpes de la esposa en la puerta del taller, ni sus lamentos, ni sus improperios. El maestro Jacopo se alza del diván que cobija sus amores desde hace veinte días, da un golpe en la nalga a la modelo, la ayuda a ceñirse la túnica de brocado azul ultramar y coloca en sus manos una palma que los pinceles volverán de oro. Sobre un carro tirado de unicornios, prisionero el amor a sus pies, nunca lució más hermosa y severa la Castidad que, con el lindo rostro de Brunetta, proclamando en esta tabla su triunfo.

15 comentarios:

  1. Parece la historia real! Cuantas veces habrá pasado eso en los cuadros, vírgenes con rostros de amantes de pintores... si el clero llega a preguntar...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado. Enhorabuena!!!
    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  3. Realmente parece alguien que está viendo la escena en ese preciso momento. Bien contado.

    ResponderEliminar
  4. Probablemente la historia sucedió así o de una forma similar.
    Me gusta cómo la has contado, Elisa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Coincido con los comentaristas anteriores. Tu prosa, impecable, seguramente cuenta la verdadera historia

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Me encanta esa narración de la historia que hay detrás de la pintura. ¿Quién sabe si en realidad sucedió así?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Elisa, muy buen micro.
    Tienes un don particular para vestir la prosa con aire de otros tiempos. Me parece dificilísimo y siempre lo bordas. Enhorabuena y besos

    ResponderEliminar
  8. Las misteriosas historias que hay detrás de una escena pictótica. Muy buena Elisa. Cariños

    ResponderEliminar
  9. Me gusta la lentitud que imponen las frases, invertidas y barrocas, hasta llegar al final. Haces que el lector mismo se levante, se vista y se prepare para el cuadro junto con la pareja. Un abrazo, Elisa.

    ResponderEliminar
  10. Elisa, muy buena, muy buenos tus textos. Me parece excelente, no sólo la idea y cómo la desarrollas, sino cómo defines el contexto en tu primera frase.
    Saludiños, Miriam

    ResponderEliminar
  11. Me gusta. No lo entendí bien, creo. Pero me hizo pensar que esa castidad vale lo que la persona a quien se le regala.

    ResponderEliminar
  12. Buen "cuadro" en palabras de la gestación de la obra de esta pintura. No me extrañaría que ocurriera así.

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno, Elisa. Otro micro de época con ese lenguaje que siempre clavas. Y una critica a los fariseos obsesionados por la castidad

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!