26 jul. 2013

Adicto



Con Laura la vida era una emocionante carretera de montaña, llena de rampas y descensos, curvas y precipicios. Desde que se marchó es una autopista gris y rutinaria. Por eso a veces,  cuando vuelvo a la soledad de mi adosado, la tomo en sentido contrario.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff...tremendo. Creo recordarlo de las justas, pero allí, entre tantos relatos, a veces no se para uno mucho con cada uno. Ahora, aquí, me parece impresinante. Un gran metáfora. Me saco el sombrero.

      Saludísimos.

      Eliminar
  2. Muy impactante y muy bien escrito tu micro. Me ha gustado mucho.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!