30 sept. 2010

Jugando sucio


Era superior a nosotros. Desde que Los Coloraos colocaban al chivato del Juanra de portero, no volvimos a meterles un gol. Seguíamos chutando con todas nuestras fuerzas, claro, pero siempre a dar.

26 comentarios:

  1. Hace falta tenerle maanía al chivato. Buen micro de humor tirando a negro, como a mí me gustan.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Conocía este micro tuyo Elisa, mis felicitaciones valen poco, pero igual te las doy.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Lola, negro, negro no, "negrillo" ;).

    Patricia, claro que lo conocías, de la Marina de Ficticia. Lo que no sé es por qué dices que valen poco tus felicitaciones, valen como las que más. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a vos por tu generoso comentario Elisa.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno, una brevísima enseñanza de justicia.

    ResponderEliminar
  6. Que historia tan chula en tan pocas palabras. Felicidades, Elisa.

    ResponderEliminar
  7. Magnífico micro, Elisa. Humor, mensaje, brevedad y sorpresa, en resumen, un buen comprimido de literatura.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Una pequeña maravilla, los niños son así!
    Buena elección el chivato de portero, salvo para el chivato.

    ResponderEliminar
  9. Jajaja, buena estrategia la de Los Coloraos! Me encanta la astucia de los niños :)

    ResponderEliminar
  10. me encanta recuperar en el recuerdo esa mala leche infantil, gracias :)

    ResponderEliminar
  11. Tiene todo lo que un micro necesita. Me gustó. Es sencillo y directo. Convence y no ha nada más que decir.
    Un fuerte abrazo,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  12. Un micro redondo cual pelota con el que has hecho otra diana en esto de los microrrelatos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Elisa, no necesariamente tiene que ser un chivato; nosotros le atinábamos al "junior" que, valga decir en su favor, aguantába los balonazos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Elisa, me hiciste trabajar: tuve que buscar las acepciones de chivato y chutar para entenderlo.
    Muy buen micro, un gusto leerlo.
    SAludos!

    ResponderEliminar
  15. Julio, Anita, Virginia, Santamaría, intuyo por vuestros comentarios que os parece bien lo que hacen los chicos. ¡Pero bueno! Si estuve a punto de no publicar este relato por si era apología de la violencia ;).

    Patricia, qué curioso lo del uso diferente de las palabras. El verbo chutar ya aparecía en la primera versión, pero la palabra "chivato" ha sustituido al "soplón" primitivo. Y es que pensé, que "soplón" sólo la había visto escrita, aquí siempre decimos "un chivato" y también es muy utilizado el verbo "chivarse".

    José Manuel, ¿eso del "junior" que es?

    Isa, Pablo, Tato, Pablo, Gabriel, gracias por pasar y dejar huella, me alegra mucho que os haya gustado.

    ResponderEliminar
  16. ¡Pero qué malos pueden ser los niños! Si yo fuera el portero me hubiese retirado al segundo partido...
    Un saludo, Elisa :)

    ResponderEliminar
  17. Acuática, yo también me preguntaba por qué aguantaba los pelotazos, pero es que el pobre está tan desacreditado que aguanta lo que sea por encontrar un poco de amistad. Y Los Coloraos, aunque también han sufrido sus chivateos, le agradecen los servicios que les presta. ;)
    Todos necesitamos un poco de cariño, incluso los traidores.

    ResponderEliminar
  18. Elisa, de pronto nos ganan los modismos. En México se le llama así a los hijos de gente economicamente pudiente. Estos chicos eran los dueños del balón, lo que a veces hacía que se les cargara la mano -no porque fueran mala persona-.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Las personas simpre buscamos que nos acepten. Tal vez Juanra no tuvo otra opción para llamar la atención que aguantar los pelotazos.

    Un beso al que no le gusta el fútbol

    ResponderEliminar
  20. Las personas siempre buscamos que nos acepten. Tal vez Juanra no tuvo otra opción para ser aceptado que aguantar los pelotazos.

    Un beso al que no le gusta el fútbol

    ResponderEliminar
  21. Tanto que se habla del acoso escolar y con este hiperbreve está casi todo dicho. Elisa, ¿me permites usarlo en clase?

    ResponderEliminar
  22. Lu, qué pregunta, me siento muy orgullosa de que le saques partido. Ya nos contarás si te sale algo interesante.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Desde la psicología infantil aparece claro lo deleznable de la figura del chivato.
    Ya pagará sus cuentas.
    Como dicen ,: No hay fecha que no se llegue, ni deuda que no se pague.

    ResponderEliminar
  24. Los adultos lo tenemos más complicado para discernir cuando la denuncia de un hecho es justa o injusta. Mucho más complicado.

    Gracias por visitar este micro, es uno de mis preferidos.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!