24 jun. 2012

Virtuosismo

Gloria Torner, Caracola

En las noches de mar en calma el sonido de la caracola desgarra el silencio. Su timbre melodioso alcanza tesituras de soprano. Los marinos, confundiéndola con el canto traicionero de las sirenas, modifican la derrota de sus naves para evitar la isla. Lejos de desesperarse, el náufrago dedica las horas infinitas al perfeccionamiento de su sofisticada técnica instrumental.

8 comentarios:

  1. ¡Qué magnífico juego de inversión! Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Siempre me han atraído las historias de náufragos.

    A éste me lo imagino deleitándose con su caracola, sabiendo que es el único que tiene el privilegio de gozar de su sonido, fingiendo que se desespera cada vez que un barco pasa de largo pero, en lo más hondo de su corazón, agradeciendo poder seguir dedicándose a su pasión.

    ResponderEliminar
  3. Me gustó :)
    Todo el tiempo del mundo para hacer lo que ama.

    ¡Saludos, Elisa!

    ResponderEliminar
  4. Tenía todo lo que quería.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  5. Y él no debe entender por qué no llega ningún barco.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Y mientras va perfeccionando su caracola se hace más y más náufrago.

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Y mientras tanto, él a solas con su virtuosismo y el tiempo infinito.
    Lírica y música al servicio de este bellísimo micro, Elisa.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. la soledad del artista. quizá buscada.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!