17 may. 2011

Megaquedada: regalos

Las magníficas crónicas de Acuática y de Danik Lammá me ahorran el trabajo de hacer yo una, así que me voy a limitar a exponer los regalos que me tocaron, muchos y buenos.

En primer lugar un micro autógrafo, de la propia mano del gran Propílogo, que voy a guardar con siete llaves porque con el tiempo pienso subastarlo. Espero que Gabriel alcance pronto la fama que merece y las ganancias me permitan  jubilarme anticipadamente.

No veo (Propílogo)
Eres un hijo de perra y te envidio. No estoy hecho como tú, soy sólo una copia, y eso me mata. Todas las mañanas  escucho amanecer, escucho el rumor de máquina vieja que tus músculos emiten. Un ruido de sofá, de colchoneta, de mecedora bajo el agua. Un ruido asqueroso a mi izquierda. Un ruido azul, como yo. Un ruido de mierda, de ojo que ve. No es un ruido de ojo de cristal.

El segundo fue un micro tuneado de Danik Lammá, con la que además pude charlar sobre las casadielles que fritan las paisanas en su Asturias de adopción y de la nostalgia de los días de lluvia. Danik también me contó el origen de su seudónimo, pero eso no lo cuento, el que quiera saberlo, que se lo pregunte a ella.


De los marcapáginas que mandó Luiyi me tocó el de Niñocactus, y es así de chulo. Alberto también me contó el precioso origen de su nombre, me hubiera gustado enlazarlo aquí, pero no lo encuentro en su blog. 


Además, me llevé uno de los sombreros de Kum* que, por suerte, hacía juego con mi vestido y no dudé en ponérmelo. Anita nos sacó guapísimas a Su y a mí.



Pero, por supuesto, lo mejor fue poner cara y voz a todos los participantes. Aunque todo el día fue mágico, recuerdo especialmente los encuentros con Marina y Pablo Garcinuño; la presencia en la librería de Ángel L. Herrero, que vino invitado por  Pablo y por mí; las presentaciones de Fernando (con la mía acertó de pleno); los relatos-mosaico de Anita y Puck; las divertidas performances de Manu Espada y Kum*; el cuento de Manuel Ferrero (siempre me ha encantado Garbancito y él lo contó como nadie); el niño musical y la elegancia de Sara; la  presentación que hizo Puri Menaya de sus libros infantiles, que invitaba a disfrutarlos (me traje los dos y me han encantado); oír en boca de Beatriz un micro que he leído mil veces y cada vez me gusta más; sorprenderme con lo poco que Pablo Gonz se parece a sus fotos; la cálida simpatía de Miguel y la de Guillermo Escribano; el brindis; compartir con Alberto mesa y amor por las tierras castellano-leonesas; descubrir a Chon, creo que era la única a la que no conocía "en blog"; y, por supuesto, el fin de fiesta con Lola Sanabria, Kum*, Jaime, Torcuato y "Torcuata", Anita, Su, Mar, Marina y Chon. La única pega, lo escaso del tiempo, que no me permitió charlar a gusto ni con Rocío ni con Luisa; el consuelo, ese I que aparece en todas las reseñas antepuesto a las palabras Megaquedada microrrelatista. Ahora me voy a ver si por fin descargo el vídeo de Ángeles, que cada vez que lo intento me dice el megaupload que no está disponible, temporalmente.

20 comentarios:

  1. Qué bonita entrada, guapa.
    No te preocupes por la charla, en la próxima nos sentamos juntas y lo arreglamos en un pis pas
    Mil besos

    ResponderEliminar
  2. Tengo letra bonita, ¿verdad?
    Elisa, guárdalo como si fuera un marcapáginas.
    Abrazo
    Gabriel

    ResponderEliminar
  3. Oye, pues me encantó el regalo de Gabriel!!! Y los demás, yo tengo que colgar los míos, pero tengo una semana de espanto (en el curro, que mi corazón todavía está dando botes).
    Una crónica preciosa, y tu sombrero genial!!!
    Abrazos grandes y amorosos

    ResponderEliminar
  4. Este recorrido por los blogs con vuestros relatos y perspectivas del súper evento me están resultando de los más agradables y...envidiables!! Muy originales los micros y los regalos, ¿de dónde sacáis tanta imaginación y creatividad? Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Pues muchísismas gracias por la parte que me toca. Desde luego los ratitos que tuvimos para charlar me resultaron de lo más amenos.

    Por cierto yo acabo de descargar ahora el vídeo, inténtalo a ver qué pasa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Yuju,

    ya veo que me has inmortalizado por aquí, a mí y a todos-as. Nos va a costar olvidar la experiencia, ehhh...

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  7. Cada visita a vuestras bitácoras me hace un poquito mas parte de la Megaquedada. Y cada vez mas feliz. besos a tod@s

    ResponderEliminar
  8. Como apunta Rocío, no te preocupes Elisa, nosotras tres ya tenemos una cita. O dos si nos saben a poco. Ya veremos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Ay Elisa me encantó conocerte, desprendes alegría, qué suerte tus alumnos de tener una profesora así!. Y esta entrada de hoy donde estamos todos, maravillosa. El regalo de Gabriel, si, guardalo bajo siete llaves, que seguro en la subasta te haces de oro. Qué bien te queda el sombrero, es que Kum* es medio brujo y ya sabía que ibas a ir de azul.

    Besos, abrazos, y bellos recuerdos

    ResponderEliminar
  10. Hola Elisa!
    otro bonito homenaje... y cuántos regalos, no? jaja
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  11. Este texto derrama lágrimas de alegría, Elisa. Qué gusto leerte.

    Aaah, y por fin se me ha aclarado lo que son los micros tuneados :-D

    Un beso :-)

    ResponderEliminar
  12. Me encanta tu entrada, Elisa. Los regalos, la foto donde se las ve hermosas, a Su y a vos. He leído atentamente y me sorprendí al encontrar una coincidencia de apreciación: ya había notado que en estas fotos, Pablo Gonz se parece muy poco al del blog.
    A seguir disfrutando lo vivido ese día.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Y mientras llega la próxima, Rocío, nos leemos en mi blog y en el tuyo, por supuesto.

    Pues yo no sé si no te vendría bien un cuadernillo de caligrafía, Gabriel... ;).

    Ana, a ti y a Su también os quedaron geniales los sombreros.

    Miguel, lo conseguí, está genial el vídeo.

    ¿Cómo que nos va a costar olvidarla, Su? ¡Es que no la vamos a olvidar!

    Pati, tú siempre fuiste parte de la quedada, venías con todos y cada uno de nosotros.

    Ángeles, y que no tarde mucho el próximo encuentro.

    Ya ves, Sucede. Por cierto, usted y yo compartimos una cita mañana. Un duelo no, por favor.

    José Luis, los micros se tunean, igual que los coches. En el próximo te esperamos.

    Mónica, no se parece, pero para mejor. En las fotos parece mayor y más serio. Cuando lo ves tiene un aire juvenil y casi tímido.

    ResponderEliminar
  14. Luisa, te digo como a Rocío, también hay tiempo para charlar en los blogs.

    Maite, no es imaginación precisamente lo que a ti te falta. Y en el próximo queremos verte, con un micro supertuneado.

    Y Ángeles (2) mis alumnos creo que me tienen demasiado vista :(. Estoy segura de que me haré de oro, el micro ya está guardado.

    Besos a todos, ya desde la realidad.

    ResponderEliminar
  15. Don Jose Luis Lopez, mi primer suspenso; caligrafía en quinto de EGB. Tuve que copiar un libro de hamsters, gracias a lo cual tengo la misma letra de entonces y una licenciatura en zoología.

    ResponderEliminar
  16. Gabriel, ya lo dice el refrán, que no hay mal que por bien no venga. La zoología debe ser apasionante. Ahora entiendo un poco mejor lo de tu padre y el salmonete :).

    ResponderEliminar
  17. ¡Qué entrada más currada, Elisa! Una vez más: fue un gustazo conocerte. Sigo leyéndote.
    Un beso,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  18. Gracias, Pablo, el gusto fue mutuo y que me leas, un honor.
    Obro beso.

    ResponderEliminar
  19. llego tarde pero llego, me voy perdiendo por las bifurcaciones de tantas entradas dedicadas aquel día... ¡Me gusta tu blog!
    Un abrazo grande
    Bea

    ResponderEliminar
  20. Gracias, Bea, aquí tienes tu casa, para cuando quieras hacer una visita, o quedarte a vivir.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!