7 oct. 2010

Del canto de los ángeles


Templanza, de José Luis Muñoz

Los ángeles, al caer el sol, piensan que éste se hunde para siempre en las tinieblas y lo despiden con cánticos desgarrados, que el discurrir de la noche transforma en fúnebre salmodia. Al amanecer, el inesperado regalo de la luz les inspira himnos melodiosos y alegres, cuajados de aleluyas. Así, un día tras otro, la ausencia del don de la memoria les permite sufrir la áspera condena de ser eternos.

24 comentarios:

  1. ¡Qué precioso micro Elisa! Una bella idea expresada con las palabras justas. 'Los dioses envidian nuestra mortalidad' suponía el antiguo pueblo griego.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Buf! Impresionante, Elisa. No tengo ni idea de dioses ni mitologías, pero la idea del don de la memoria frente a la condena de la eternidad me parece genial.
    Da que pensar, por supuesto. La memoria nos da recuerdos si somos capaces de recordar que hay recuerdos, mientras, nos da sorpresas. Y la eternidad, sin memoria, tal vez no sea tal castigo...
    De todas formas, creo, dentro de que me gusta muchísimo el micro, que tiene partes prescindibles, que adornan bien, pero no aportando mucho, pueden restarle contundencia... "que el discurrir de la noche...", "cuajados de aleluyas..."
    Saludos admirados.
    Gabriel

    ResponderEliminar
  3. Hermoso e inquietante, Elisa. Quiero que sepas que he utilizado tus micros mitológicos para ilustrar las primeras clases del curso de Literatura universal de 4º: además de generarles ciertas zozobras, como no podía ser de otra manera, nos han servido para indagar en los ilustres personajes que aparecen en ellos y para ver en un micro los elementos de la narración. Espero que no te moleste que hayan sido objeto de disección. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Patricia. No sé si será resignación, pero me es imposible concebir la vida sin tiempo y sin memoria... ser dios debe ser duro.

    Propílogo, qué difícil es renunciar a las florituras, le daré vueltas, está claro que aportan poco pero... parece que se les termina cogiendo cariño. Si alguien más se anima a opinar al respecto, se lo agradeceré igual que te agradezco a ti la sugerencia. Y es un honor que digas que da qué pensar.

    Carlota, me encanta que mis cuentos hayan llegado de tu mano a las aulas, y que te hayan sido útiles. Generar zozobras es una de las mejores cosas que podemos hacer los profes.

    Abrazos a los tres.

    ResponderEliminar
  5. Por supuesto que se coge cariño a las florituras. Yo lo hago a diario. El mi penúltima entrada alguien me hizo un comentario como el que te he hecho a tí, y tuvo razón. A veces incluso es posible que el micro haya brotado de la mano de la floritura, y no parece justo... Pero creo que el micro, como embudo breve, necesita de pareces bien lisas...
    Un saludo y felicidades por tus ángeles.
    Gabriel

    ResponderEliminar
  6. Con tu permiso, Elisa, me lo apunto en mi lista de preferidos. Me parece una pieza magistral.
    Un admirado abrazo,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  7. Disculpa, releyendo, parece que falta "en" antes de "una fúnebre salmodia". También podría usarse una forma más arcaica "en fúnebre salmodia". Eso, una errata, ¿no?

    ResponderEliminar
  8. Joder, ¡qué micro más bueno! Es que es MUY bueno.

    ResponderEliminar
  9. Excelente ¿Y no ganaste? Pero qué concurso!!!
    No hay duda de que salen excelentes ideas de ahí

    ResponderEliminar
  10. Hermosa narración!! Pero me parece que la ausencia de memoria les permire"sobrellevar, o cumplir" la condena antes que "sufrirla". Se me ocurre que la sanción a vivir eternamente conlleva el peso de la conciencia ad eternum, como una línea sin corte de recuerdos donde es imprescindible la memoria. Pero todo esto nos importa poco a los mortales frente a un relato tan bello.

    ResponderEliminar
  11. Este me gusta aún más que el anterior. No entiendo cómo no está entre los elegidos, porque lo presentaste no?, ah que no! ah claro ya entiendo...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Oye Elisa...la frase no era "Como los ángeles al caer el sol"???, en ambos de tus micros la frase de inicio es "Los ángeles, al caer el sol"...supongo que por esto no lo han elegido, es que si no no lo entiendo!

    Otro abrazo

    ResponderEliminar
  13. Sencillamente maravilloso, Elisa! Me ha gustado mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Lo he leído cuatro veces.
    Una joya.
    Besos Elisa

    ResponderEliminar
  15. Aunque suene repetitivo, no puedo contenerme: precioso el micro

    ResponderEliminar
  16. Me sumo a todo lo dicho aquí. Un relato genial. Enhorabuena.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  17. Pablo, gracias, sí que había una errata, ya la he corregido y siguiendo tu consejo he dejado "en fúnebre salmodia". Un abrazo.

    Con respecto al concurso sí que lo presenté, con el comienzo exigido "Como los ángeles", pero ese como con valor causal al comienzo resultaba forzado y poco adecuado al tono del relato, (como me señalaron en el micro anterior), así que este lo he subido ya corregido, suprimiendo ese "como". Lo mejor del concurso, como bien dice Anita, es la capacidad que tiene de poner en marcha la imaginación, ese ya es suficiente premio.

    Propílogo, no he tenido tiempo de darle vueltas a tu corrección, cuando acabe el fin de semana me pondré a ello.

    Belén, Torcuato, Pablo, Lola, Ángeles, Anita, Julio, Pablo Gonz y Pablo Cienfuegos, gracias a todos por vuestro aliento. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Elisa, en cuanto a si son prescindibles o no esas partes que señalan, si se hace el ejercicio de leer el texto sin ellas, éste no pierde ni una pizca de significado, ya que ambas frases sólo son amplificadoras de lo dicho previamente. Ahora bien, ¿está mal que así sea? Yo creo que, al menos en este caso, no. Esas frases ayudan a crear el clima, el tono del relato. Hay un micro de Marco Denevi que se llama “Inmolación por la belleza”, la historia de un erizo, que si muchos microrrelatistas lo leyeran dirían que se podría acotar en la descripción que hace, pero gran parte de su eficacia reside precisamente allí. En otras palabras, yo optaría por dejarlos. En caso de que los quites, ojo porque tendrías un nuevo problema aunque pequeñito: la resonancia desgarrado―inesperado (nada que no resuelva un sinónimo). Por último, coincido, eso sí, con un comentarista sobre que el término sufrir no corresponde al caso: cumplir, creo, es más adecuado. En fin, disculpas por entremeterme en el hilado fino de tu relato, pero conste que tú pediste opiniones ;)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Julio y Gabriel me habéis hecho trabajar. Sufrir fue una palabra que elegí conscientemente, después de barajar otras, pero sin consultar el diccionario. Ahora lo he hecho. En el DRAE la quinta acepción nos dice que sufrir significa "aguantar, tolerar, soportar". Pero he consultado el diccionario de mi admirada Doña María (Moliner) coloca este significado de sufrir como primera acepción, y ademas añade una cita de la GRA que señala que sería de apetecer que se le conservase a este verbo su propia y genuina acepción de soportar o sobrellevar un dolor físico o moral con fortaleza o resignación. Si yo lo he utilizado es porque mi madre, cuando no había quién nos aguantase, solía decir de mis hermanos y de mí que estábamos insufribles.

    ResponderEliminar
  20. Gabriel B., se me olvidó agradecerte tu comentario, ya sabes que las sugerencias no me disgustan, sino todo lo contrario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Elisa, como tu digas, si los ángeles quieren sufrir, entonces que sufran. ¿O acaso no son ellos los que deberían protegernos y cuidarnos a nosotros? Pero, todo ha cambiado tanto últimamente, que aquí en un foro, somos los mortales los preocupados por como deberían transcurrir ellos la eternidad. Incluso he pensado que por el contrario, dada la belleza de tu escritura, alguno pueda estar operando a través de tu ordenador, o dictándote en el oído, vaya uno a saber, y tan aburridos mientras se limpian las plumas, entretenerse viendo este reality multinacional. Así que no cuestionaré más nada sobre este grupo alado. Ahora comprende mi desconcierto, cuando mi madre me decía: “hijo no sufras”, yo creía que me estaba diciendo: “no padezcas o aguanta el dolor que ya pasará” Y ahora vengo a enterarme de que en realidad me decía “No lo aguantes, no lo toleres, ni lo soportes”, le hubiese faltado agregar “jódete mi niño, que asi es la vida”. En fin, que las palabras están tan cargadas de subjetividad que nos evocan cosas distintas. Elisa, escribís tan lindo que quisiera organizar una revolución para socializar tu talento. ¿Que debo hacer para que aportes una metáfora al Metaforario?, los bombones y las flores ya se que no funcionan, ¿ la pluma del ala de un ángel tal vez? Respetosamente, Julio

    ResponderEliminar
  22. Julio, ¿qué es eso del Metaforario?

    A mí me encanta emplear las palabras que he aprendido de boca de mimadre y no en los libros, las que usa con frecuencia o con un matiz poco habitual (en este caso puede haber algo de arcaísmo). Hay un maravilloso libro de Natalia Ginzburg, Léxico familiar en el que la autora reconstruye su infancia a partir de las expresiones propias de cada uno de los miembros de su familia.

    ResponderEliminar
  23. En azullavable.blogspot.com encontrarás un juego literario, que conciste en aportar metáforas o imágenes literarias a determinadas palabras. Luego iremos armando con la lista un METAFORARIO, es decir un diccionario de metáforas aportadas por un foro.

    ResponderEliminar
  24. Elisa es buenísima esa imagen de la falta de memoria de los ángeles que por otro lado es lo que hace psible que no se vuelvan loco, porque la perspectiva de una eternidad así. Pero calro el lector sí tiene memoria y se queda sobrecogido ante la visión.
    La verdad es que tiene razón Propílogo y aunque amamos tanto a nuestras florituras(parodiando a Cortazar)es que las pobres casi siempre están de más. A mí me da hasta pena muchas veces mandarlas a la porra, eran tan bonitas y primorosas...snif.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!