19 feb. 2011

A cuatro bandas

Angel's stories, de Ana Aydillo


Veinte años de traiciones y disputas no han conseguido acabar con su matrimonio. Cuando ella amenaza con marcharse, él encuentra el regalo preciso que la reconquista; si es él quien decide abandonarla, ella lo enternece con nuevas e inspiradas caricias; si rompen de común acuerdo, un reencuentro casual reaviva la pasión. Y es que sus respectivos ángeles de la guarda son capaces de urdir cualquier estratagema con tal de permanecer juntos. Nunca se vio en el cielo un amor más constante.

17 comentarios:

  1. Frase final estupenda. Es la que sujeta toda la trama del relato. Un abrazo con constancia y admiración ;)

    ResponderEliminar
  2. Amor platónico donde los haya. El de los ángeles, claro. Buen final, Elisa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Maite y Pedro, por la visita y el comentario. Este micro lo he retocado bastantes veces, sobre todo el final, no terminaba de cuajarme, me alegra que os haya gustado.

    ResponderEliminar
  4. Retocado o no a mi me ha gustado y sorprendido, me gusta (aunque sea una "putada" para la pareja) que los ángeles de la guardia tengan un papel principal en la historia.
    Lo inesperado, la magia, los ángeles.
    Todo ello es fenomenal para la vida y para los cuentos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Divino. Me gustó muchísimo este amor angelical.

    Besos de finde.

    ResponderEliminar
  6. Es un final sorpresa muy bueno, encantador. Me gusta ese paso bien cuidado a lo fantástico.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Elisa estoy seguro de haber leído esta mini, muy buena por cierto. Sólo una cosa a riesgo de ser antipático: al contrario de Maite, estimo que la última oración es redundante con la anterior. Si los ángeles son capaces de hacer cualquier cosa para permanecer juntos, ese "juntos" implica el hecho amoroso. Y aunque podría argüirse que no necesariamente es así, dejas la puerta abierta para que el lector decida los motivos angélicos.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué preciosura! Realidad y fantasía en un paso estupendamente logrado (es raro hacerlo desde la dulzura, generalmente estos cambios giran hacia el grama o el terror)
    Hace falta diga que me ha encantado?
    Lo digo: Me encantó Elisa!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Que capacidad la de estos ángeles que son capaces de estar atentos a algo más que su amor... por amor.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Ya se echaban de menos tus ángeles, Elisa. Genial idea y muy bien escrita

    ResponderEliminar
  11. Luisa, Lola, Baizabal, Patricia, Bicefalepena, Pablo, gracias a los seis. De vez en cuando conviene un poquito de optimismo, aunque no sé si a esa pareja humana la situación no les resultaría más bien una pesadilla. Aunque el refrán dice que amores reñidos, los más queridos..., al menos entre broncas y reconciliaciones no se aburrían (desde luego no quiero yo amores de esos para mí, ya estoy demasiado mayor para emociones fuertes).

    Gabriel, claro que lo habías leído, tú y yo nos damos pocas sorpresas en los blogs. Ya te digo que le he dado mil vueltas y tienes razón en que la frase final es algo redundante, como si la autora no diese libertad al lector y lo condujera de la oreja a la interpretación que ella ha decidido de antemano. ¿No? Hummm, tendré que seguir pensando sobre el final.

    Besos a todos, me encanta veros por aquí.

    ResponderEliminar
  12. Quedó muy bien, Elisa. Pienso que lo original de la historia es precisamente el final, el hecho de que los enamorados sean los ángeles guardianes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Mónica, dobles gracias, por tu comentario y por los consejos que me diste, que me sirvieron mucho para rehacer el texto. Ahora me queda la duda del final, je, je, parece mentira que textitos tan breves requieran tantas vueltas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Es que el tiempo angelical es distinto Elisa; para los ángeles 20 años sí que no es nada.
    Fantástico micro, me gustó mucho!
    Besos,

    ResponderEliminar
  15. Muy sobrio, como escrito con letras de bronce. El tono ya no se puede confundir: es único porque lo afinaste sobre una nota concreta. A todo esto otros lo llaman madurez. En cuanto al tema: la sencillez que precisa, para arrojarla a la cara de los complicados. Mira este pájaro: funciona.
    Un admirado abrazo,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  16. Muy original y muy bueno. Me encantó.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Claudia, es verdad, veinte años no son nada para ellos. ¿Qué harán cuando mueran sus tutelados? Lo mismo les dan destinos alejadísimos y no pueden volver a encontrarse. Un beso y gracias.

    Pablo, siempre hablo de tu generosidad, en los comentarios es que te pasas, con letras de oro voy a tener que guardar el tuyo. Otro beso, claro.

    Gracias, laureado Torcuato, por tus palabras. Te reitero las felicitaciones por ganar en Cuenta 140, cada semana tiene más mérito porque aumenta la participación. Y el último beso, de momento, para ti.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!