27 dic. 2010

El aprendiz


Gracias a que las manos de mi padre acudían en mi ayuda cada vez que una cola de milano se me atravesaba o que la labor de la taracea exigía una destreza minuciosa, la ebanistería mantuvo el prestigio después de su muerte. De noche también se aparecían, aunque al menos tenían la decencia de esperar a que hubiésemos soplado la vela. A Lisetta no parecía sorprenderle que, a oscuras, mis torpes manazas se multiplicasen por dos, ni que la hicieran estremecerse como nunca antes; y yo habría disfrutado con ella si sus agradecidos gemidos no se empeñaran en gritar una y otra vez, en lugar de Tonnello, la palabra maestro.

El aprendiz fue uno de los dos micros que acompañaron el Pasen y vean que me dedicó Agustín Martínez Valderrama en Previsiones meteorológicas de un cangrejo, quiero dejarlo también aquí con la imagen que él le escogió y aprovecho para agradecerle de nuevo su amabilidad y sus palabras.

12 comentarios:

  1. Y yo debo agradecerte tu colaboración y el regalo de prestarme este texto inédito. Fue un placer.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Buenísimo micro! ese juego de manos...

    Un saludo indio

    ResponderEliminar
  3. Si tuviera que calificar tu prosa con una sola palabra, diría: "elegante". Gracias por ello.
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  4. Interesante eso de la materialización de los espíritus.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Pues nada, enhorabuena redoblada.

    Abrazos de fin de año.

    ResponderEliminar
  6. Vaya situación, Elisa. Pobre Tonnello, mejor hubiera sido la pobreza. Muy buen y picaresco micro.

    Elisa, que tengas un ¡Muy Feliz Año Nuevo! Espero que durante el 2011 sígamos encontrándonos virtualmente y compartiendo comentarios y pareceres en mil y un sitios. Para mí, siempre es un placer.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Me encantó cuando lo leí, y vuelve a encantarme ahora. Es de esos micros que no imaginás para donde derivará y el final siempre es inesperado.
    Un abrazo fuerte, Elisa, y ¡Feliz 2011!

    ResponderEliminar
  8. Y es que como un padre-maestro no hay nada, siempre tan pendiente de la formación y las necesidades de sus hijos y, a la vez, aprendices de nobles oficios.
    Feliz y provechoso año, Elisa.

    ResponderEliminar
  9. Un micro excelente aquí y allí.


    Buen año 2011 Elisa con más micros y lecturas.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Gracias a todos por vuestros comentarios.

    Caboclo, nobles oficios, bien lo dices. Los dos ;).

    ResponderEliminar
  11. Excelente micro. Me ha gustado mucho. También, si no recuerdo mal, creo que ya lo había leído en meses pasados en el sito de Alberto Chimal… En fin.

    Saludos.

    P.D. Eventualmente paso por tu blog, pero nunca había dejado comentario. Felicidades por tus textos, son buenísimos.

    ResponderEliminar
  12. Gracias, Javier, sí que lo presenté al concurso de Chimal, sin éxito, pese que para mí es uno de mis micros favoritos. Yo también te he visitado a partir del Filandón, también sin comentar porque la tarea de los comentarios es ya tan extensa que vamos a quedarnos sin tiempo para escribir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!