16 abr. 2010

Aficiones fugaces


Él no comprendía cómo, antes de conocerla, no había apreciado las variadas costumbres de aquellas criaturas aladas, de vivos colores y formas caprichosas. Ella no se cansaba de escuchar sus relatos de señores feudales, pestes, cruzadas y guerras de nombres sonoros –de las Dos Rosas, de los Cien Años- encontrándolos llenos de una belleza cruel. Al par que sus vidas, en su biblioteca se confundieron en alegre desorden los tratados de Ornitología y los tomos de Historia Medieval.

Dos años después, al repartir los libros, ninguno de los dos dudó a quién pertenecía cada uno. Él odiaba los pajarracos. A ella la aburrían las batallitas.

9 comentarios:

  1. Un micro delicioso que revela un profundo conocimiento de los mecanismos del (des)amor. Comparto muchos de tus temas. Qué bueno haberte descubierto.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Miriam, a mí tus micros me han encantado. Seguimos leyéndonos.

    ResponderEliminar
  3. Es la vida misma Elisa! Me gustó mucho su simpleza!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Pero a esa chica algo le pasa, ¿cómo puede aburrirse con las batallitas?... ¡Qué cosas!

    Ahora, en serio, Elisa, muy bueno y como siempre con ese remanente de contenido.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Jajaja! El amor y el odio siempre tan cerca! Me ha gustado mucho :)

    ResponderEliminar
  6. Me gustó mucho el que enviaste a minificciones.
    Muy micro, hasta el título es perfecto.

    R.A.

    ResponderEliminar
  7. Estoy de vacaciones y he encontrado un hotel con wifi, es un placer encontrar vuestros comentarios, a ver si también tengo tiempo de ver si habéis publicado algo.
    Un saludo a todos, Claudia, Gabriel, Virgina y R.A.

    ResponderEliminar
  8. Oh, me ha encantado tu micro. Has logrado la universalidad, no dudo que todo el mundo se vería reflejado en él. Saludos

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Cordelia, creo que no se le puede hacer mejor elogio a un relato que decir de él que refleja los sentimientos de los lectores.
    Encantada de recibir tu visita.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!