24 oct. 2013

Cuidados maternales

Paul Klee, Niña con muñeca

Desde que se la regalé me deja tiempo para ordenar la casa y hacer la comida con tranquilidad, incluso para leer un rato. Se sienta con la muñeca en un rincón, le canturrea bajito, la peina y la repeina, la viste y la desviste, le coloca un pañal imaginario y le da de comer con la cucharita de plástico. Sus movimientos torpes traslucen una ternura y un hábito remotos. Cuando llega la noche soy yo quien le da su papilla, la desnuda, le pone el pañal y el camisón. Después, con un beso en la mejilla, le digo “buenas noches”, como siempre le dije, pero no soy capaz de añadir el “mamá”

16 comentarios:

  1. ¡¡ Precioso !! Me ha hecho emocionarme y humedecer los ojos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier, no ha mejor forma de empezar la mañana que abrir el correo y encontrar un comentario como este. Gracias, compi.

      Eliminar
  2. Hoy te releo todo en tiempo, estas en todas partes y en todas una gozada.
    Acabo de leerte en "Un cuento al día" y ahora este micro que ya pude disfrutar ayer al leer los micros de la porra de Ficticia.
    Esta resultando un buen día, diría yo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya sorpresa que me has dado, Luisa, no tenía ni idea de que estaba en Un cuento al día. Me ha hecho mucha ilusión. Parece que sí, es un buen día. Esta noche estoy con Nicolás Jarque en la radio, para redondearlo. :-D

      Eliminar
  3. Ay Elisa. Es tan cierto que la vida es de ida y vuelta. Muy bueno.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. En los comentarios del veredicto de ficticia dicen refiriéndose a este micro que refleja "el desamor y desapego por los ancianos". Estoy en absoluto desacuerdo, creo que es justo lo contrario, esta lleno de amor. ( sobra decir que me ha encantado)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me chocó mucho el comentario, supongo que será eso de que hay tantas interpretaciones como lectores, pero desde luego no era para nada mi intención. No se te pasa detalle, chiquillo. Y gracias por todo.

      Eliminar
  5. Me ha tocado tu relato, Elisa. Yo no lo he relacionado con la vejez, quizás porque me recuerda a mi historia personal, cuando era apenas una niña y debíamos, junto con mis hermanos, cuidar de nuestra madre.

    Y me ha encantado también el micro que te publican en "Un cuento al día". Siempre es un placer leerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sara, tocar al lector es lo que pretende cualquier escritor. Gracias por compartir tus recuerdos. Un beso.

      Eliminar
  6. Brillante. Relato que te llega profundo, sin dudas. Me encantó.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, saludos también para ti, es un placer recibir tu visita.

      Eliminar
  7. Muy bien, Elisa. Esa sucesión de actos repetidos y el final doloroso con un cambio total de papeles
    Estupendo.

    ResponderEliminar
  8. Excelente, duro pero muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Yolanda, sí es duro, pero así son las cosas a veces.

      Eliminar

¡Gracias por comentar!