6 sept. 2013

Terrores

Escultura de Jodi Harvey-Brown

Lo arrincona de un empujón contra la pared, desparrama su corpachón enorme entre las sábanas estampadas de aviones y comienza a roncar. Los estruendosos resoplidos, el olor rancio de la piel, su aliento pestilente a ron desvelan al niño, que respira apenas con tal de no despertar al intruso. Solo retoma el sueño al amanecer, cuando el hombre se despereza y marcha, repiqueteando en el parquet con la pierna de madera, a gozar de su inesperada libertad.

Cuando mañana mamá contemple preocupada las ojeras y el cansancio de Jorge él no se atreverá a decirle que se durmió otra vez con el libro abierto sobre el pecho. Y, menos aún, que ha dejado escapar al terrible pirata John Silver "el Largo".

11 comentarios:

  1. Me gusta esta pieza, Elisa, por ese juego sutil entre lo que me sugiere el título y lo que percibo en la lectura.

    Ha de ser maravilloso que se nos escapen los personajes de nuestros libros. :)))

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Pedro, un abrazo. Es una alegría recibir el primer comentario después de la vuelta del verano, una ayudita para reponerme del síndrome postvacacional.

    ResponderEliminar
  3. Precioso, siempre deseando q los sueños se hagan realidad, pero ese tipo malvado no!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Malén, lo malo es que no podemos escoger los sueños. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Y a mi que Long John me parece un tipo muy simpático, je je.

    Y cuanta responsabilidad para el pobre Jorge ¿qué leerá mañana? Si es eso, eso sí que da miedo.

    Me gustó mucho Elisa, ¡cómo se presenta esta temporada! creo que vamos a disfrutar de lo lindo, je je.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. La magia de los libros! Quizás también el poder de una botella de ron? Gran micro, Elisa :-)

    ResponderEliminar
  6. Veo al niño ojeroso y sin poder dormir, pero encantado de haber tenido un pirata, un pirata con pata de palo, en su cama. Le veo abrir el siguiente libro con una mezcla de miedo y emoción, una mezcla maravillosa que no creo que se pueda conseguir con muchas cosas y en ninguna otra parte, sólo en un libro: la aventura en casa.

    Muy muy tierno, la verdad, me encantó.

    ResponderEliminar
  7. Has hecho que recuerde las pesadillas de mi hija, ella también tuvo esos terrores. Este micro es preciso, visual y encantador.
    Encantada de volver a leerte.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Por todos los infiernos!! Hay que traer a otro personaje para dar caza al pirata.

    Viva la fantasía.

    Besos, Elisa.

    ResponderEliminar
  9. ¡No le conocía esas mañas al bueno de John Silver!

    ResponderEliminar
  10. Pablo, Luisa, Nani, Barlon, Rubén, qué bueno es saber que estáis ahí, al otro lado y de vez en cuando pasáis a dar ánimos.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!