11 mar. 2013

Otelo en el museo 2


Otelo en el museo ha sido uno de los relatos seleccionados del mes de febrero en el concurso Esta noche te cuento junto a textos de Gabriel Bevilaqua, Ana Fúster y Raúl Ariza. Como no lo había publicado en el blog lo hago ahora, en una versión ligeramente más extensa que la que participó en la convocatoria. Agradezco al jurado el reconocimiento y a JAMS la organización de un concurso que cada vez tiene más éxito de participación.

Gonzalo Bilbao, Una muchacha con mantón (Museo Carmen Thyssen de Málaga)
 y La Toilette (Museo de Bellas Artes de Sevilla).


Otelo en el museo


Nunca debimos llevarla a sala XIX. No correspondía a la misma época que el resto de los cuadros y su figura casi infantil, envuelta en los delicados tonos de la seda, desentonaba entre aquellos militares de casacas chillonas y sables al cinto. Sin embargo, el director fue inflexible: había que liberar espacio para la exposición temporal y Una muchacha con mantón era un reclamo demasiado atractivo para relegarla a los almacenes. Procuré tranquilizarla con palabras y caricias furtivas, pero cuando a las ocho terminó mi turno su carita pálida seguía deformada por el miedo.

El estruendo tuvo que ser horrible, solo la maldita costumbre de llevar los auriculares tapando los oídos explica que el vigilante de noche no lo oyera. Lucharon por ella como lobos en celo. Cuando llegué, el rojo de la sangre dejaba regueros en los lienzos de los vencidos y el triunfador se erguía en el suyo con el aire arrogante de quien conquista un territorio. La prisa por recuperar su lugar le había hecho olvidar el arma sobre un banco y llevaba desabrochada la bragueta. Entonces la vi a ella. Aún no se había puesto la camisa, pero se recolocaba, coqueta, la flor del pelo. Las mejillas se le habían coloreado y una sonrisa satisfecha borraba de su cara la inocencia antigua. De los demás  juro que soy inocente, pero los dos últimos sablazos, esos si fueron míos. 

7 comentarios:

  1. Vaya con la muchacha, vaya.
    Vaya con el autor de los dos últimos sablazos, que tremendo; el arte levanta pasiones, está claro.

    Felicidades por la selección

    ResponderEliminar
  2. Andaaaa, que no sabías que eres tú jjajjaja esto de los nicks es todo un undo XDDD

    ¡¡Felicidades!!!

    Por cierto, soy jane Eyre jjajajja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jane, un gusto verte por aquí, no sé si conociéndote ese nick de Angelical es el que mejor te retrata ;-). ¿De qué iras disfrazada en las novenas? ¡Qué intriga!

      Y gracias.

      Eliminar
  3. No recuerdo si cuando lo leí por primera vez aposté por este micro, Elisa, pero si no lo hice fue un gran error, porque entonces ya estaba convencido de sus posibilidades.

    ¡Enhorabuena por su éxito!

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pedro, muchas gracias, eres el titán de los micros, no sé cómo te da tiempo de llegar a tantos blogs y comentar siempre con tanta amabilidad; si sé que es un placer que lo hagas.

      Otro abrazo.

      Eliminar
  4. Qué bueno, Elisa! Normal que el micro haya sido seleccionado. Inquietante trama de amor y sangre en el museo... ;-)

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!