5 nov. 2012

Divino rigor

Gustave Doré, Dante y Virgilio entre los envidiosos



El buen Maestro dijo entonces: En este círculo se castiga la culpa de la envidia, pero las cuerdas del azote son movidas por el amor.
Dante, Purgatorio


Sor Martina, la más reputada repostera del convento de Santa Perpetua, nunca olvida orar por el ánima de sor Remedios. Las miradas burlonas que esta le dirigía cuando se le quemaban los almendrados han de haberla condenado al purgatorio. Y una satisfacción secreta la estremece al imaginar, cosidos con alambre por haberse alegrado del mal ajeno, aquellos dulcísimos ojos violeta.


13 comentarios:

  1. Cómo alguien tan amargo puede hacer dulce repostería?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez la soledad, tal vez la monotonía, tal vez la lectura de la Divina Comedia... Un abrazo, Miguelangel.

      Eliminar
  2. Brillante manera de humanizar a las monjas...capaces de sublimar ese arte como es la cocina y acunar sentimientos tan humanos (por desgracia) como los de tu relato.
    Me quito, una vez más, el sombrero. Cada vez veo más claro que en este blog jamás se leerá nada que permita a nadie dibujar la más leve sonrisa burlona. Nadie irá al purgatorio por alegrarse de tus fiascos. Quizás si por la envidia...y si fuera creyente, preocupado andaría, pues, lo admito, de eso guardo una buena dosis.
    Felicidades

    ResponderEliminar
  3. ahora sí despertaste en mí esa ternura terrible que temías en el micro anterior. y una envidia que purgaré con alambre y alicates.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lugar de purgar la envidia, coges el alambre y los alicates y nos regalas un micro, que seguro que lo bordas.

      Eliminar
  4. ¡Jo, vaya, eso es tener sentimientos critianos,sí!

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre, no sabemos qué es lo que había detrás de esos ojos violeta, quién sabe.

      Eliminar
  5. Buenas,

    Nos gustaria invitarte a unirte a nuestro proyecto de literatura. Se llama Publize.com y es una red social para amantes de la literatura, en la que los escritores pueden darse a conocer o difundir su obra y los lectores encontrar cualquier tipo de lectura.

    Te animamos a probarlo. Puedes darte de alta en www.publize.com, donde también podrás encontrar información. No hay que pagar nada ni dar tu cuenta ni nada por el estilo ;)

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. ¡Un micro formidable, Elisa!

    FAntástico juego intertextual, gran carga de ironía crítica y un lenguaje medido a la puntada.

    Mis aplausos admirados.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la lectura y el comentario, Pedro. Otro abrazo.

      Eliminar
  7. Excelente, como siempre, ironía por doquier. Seguro que pensando en el castigo de su enemiga sus dulces le salían mejor. ¡Qué mala soy! Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se me había ocurrido pensar en eso, una fórmula para mejorar la repostería. Qué buena idea. Un abrazo, Mar.

      Eliminar

¡Gracias por comentar!