25 may. 2012

La niña coja

Procedencia de la imagen




Lo que le gusta del tío Juan es que le saca caramelos de la nariz y moneditas de las orejas. Lo que no le gusta es que le crezca la varita entre las piernas, ni el sabor de esa poción que hará que ande como las demás si nunca, nunca, le cuenta a nadie que él es un mago.

16 comentarios:

  1. Duro y brutal hasta resultar agónico. La manera como lo cuentas golpea sin piedad al lector.

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Que duro, Elisa. Una atrocidad vista desde la infantil visión de una niña.

    ResponderEliminar
  3. Ufffff, sin palabras...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  4. Me uno a los anteriores comentarios, el micro que empieza dulce se convierte en trágico y doloroso tan rotundamente que no hay palabras.
    Saludos Elisa!

    ResponderEliminar
  5. Excelente pieza, Elisa. Sin que se pierda el tono en ningún momento, y sin miramientos, logras que de una frase a otra el lector caiga en el abismo.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  6. Elisa, me has dejado de piedra. Nos tiras a la cara una realidad brutal sin decir ni una palabra explícita sobre ello. Tú si que eres una maga. Es tremendo, durísimo, pero delicado como una pluma. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. A pesar de la delicadeza con que está escrito, este texto es demoledor. Dan escalofríos.

    Un beso, Elisa.

    ResponderEliminar
  8. Brutal!!! Y todo con ese lenguaje infantil que pone los pelos de punta.
    saludillos

    ResponderEliminar
  9. Dios, qué horrendo, pero que delicadamente escrito. Es una bestialidad pintada de rosa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Creía estar ante el pensamiento de una niña, con su lenguaje chiquitín y lleno de encanto. Y así ha sido, pero detrás de sus palabras me encuentro con un monstruo que me ha hecho revolverme de la silla.

    Perfecta ejecución sin llegar a lo evidente.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Me gusta tu microrelato de tres partes. Sobretodo su comentario sobre el mago.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ernesto, es un placer recibir un comentario de un amigo de carne y hueso (casi todos los demás son más bien de letra y tinta o, mejor dicho, de letra y pantalla).

      Eliminar
  12. Nausebundo...el personaje. Perfecto el microrrelato, si tu intención era despertar en nosotros el asco y la rabia.
    Salud!

    ResponderEliminar
  13. Gracias a todos por comentar. Lo cierto es que este micro, que apareció en la cabeza por sí solo (andaba de compras en el mercado de las setas pensando en qué escribir para el concurso mensual de Ficticia, cuyo tema era la magia, cuando me asaltó) me resultaba tan duro que me costó decidirme a publicarlo.

    ResponderEliminar
  14. tremendo. para lo bueno y para lo malo.
    quizá algún día use la foto para mi niña coja.

    ResponderEliminar
  15. Estos temas cuando se muestran así, de forma indirecta, tiene una fuerza tremenda, más contado desde el punto de vista infantil.

    Me acordé de Marilyn Monroe que sufrió de niña algo parecido.

    Tan elegante como siempre.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!