21 mar. 2012

Remedio

José Hernández, La máscara del olvido


Se consuela consumiendo la dulce flor del loto. No desea olvidar su abandono, solo —si él regresara— poder enamorarse de nuevo, como si nunca lo hubiera conocido.


Esta fue mi apuesta en la primera ronda de las IV Microjustas literarias. Pasé por los pelos, pero recibí una apasionada defensa, que agradezco, del beligerante señor Casquillo. El tema era el loto, claro.

16 comentarios:

  1. Pues bravo por el Sr. Casquillo ;-) Poco más se puede añadir. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El señor Casquillo no tiene pelos en la lengua, por eso me gustaron sus comentarios, gracias mil, David, por visitar y comentar.

      Eliminar
  2. Sólo por lo que tiene de poesía y de deseos, el micro merece todos los elogios.
    Enhorabuena!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ricardo, un placer recibir tu visita, y si fuese sin elogios, también.

      Eliminar
  3. Poético micro, Elisa. Enhorabuena.
    Abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro abrazo, Mónica, desde el otro lado del mar.

      Eliminar
  4. ¿Casquillo? vaya, vaya, de lo que se entera una. Bello este micro circular.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casquillo es todo un personaje, don Suero. Me gusta tu apreciación (lo de circular), es lo que tiene la desmemoria. Un beso.

      Eliminar
  5. Es precioso, Elisa y muy poético.

    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Es precioso: poder enamorarse de nuevo como si nunca lo hubiera conocido. Es un nanorrelato en sí mismo. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Mar, podría ser todavía más corto, otro beso.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Volver a empezar, sí, aunque eso de volver a empezar con el mismo puede ser bueno o malo :-). Un beso.

      Eliminar
  8. Eso sería como hacer un "Reset" de amor, Elisa. Qué bueno sería.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Resetearse a diario, pero sin abandono previo, eso sí que estaría bien. Gracias por comentar, Miquelángel.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!