28 feb. 2012

Caprichos

Eduardo Laplante, Santiago de Cuba (1856)

Unos dijeron que era la alegría del cincuentón por haber conquistado a la más bella damita de todo el oriente; otros, que pretendía hacerse perdonar los remotos orígenes de la niña Gloria, que se traslucían en el canela claro de la piel y en los salvajes rizos negros; los más, que quería dejar claro quién era el más rico hacendado de la zona. El caso fue que Fabricio Curet hizo traer para su boda la última novedad de París, un globo aerostático desde el cual los invitados podrían admirar los cafetales que cimentaban su fortuna. Pero los pulsos de la novia se alteraron cuando Fabricito, el sobrino del patrón, recién llegado de Francia, se inclinó a besarle la mano. El mismo día de la ceremonia, de madrugada, la niña Gloria burló la vigilancia de su madre para encontrase con él en la barquilla del globo. Cuentan que no encendieron el horno, que el solo ardor de los jóvenes amantes elevó la temperatura del gas y que ascendieron a una altura tal que ni las águilas lograron ver hacia dónde los arrastraban los vientos.

23 comentarios:

  1. Una cálida historia de amor, preciosamente contada. Un lujo leerte, Elisa.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por comentar, Sara, entre unas cosas y otras hace mucho que no actualizo el blog (ni comento, ni apenas leo) y es una alegría encontrarte al otro lado del hilo, un beso.

    ResponderEliminar
  3. Una lectura muy agradable, que deja un buen sabor de boca al final.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Javier, saludos también para ti.

      Eliminar
  4. Me trajo a la memoria al maestro García Márquez, a Macondo, a Melquiades...

    Un abrazo, Elisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, puedes considerarlo un homenaje, aunque el final es más estilo García Márquez yo a quien tenía en la cabeza al escribir el micro es a Carpentier y su Siglo de las luces, una novela extraordinaria.

      Eliminar
  5. Eso si era pasión encendida...Como dice Miguel Ángel deja un regusto a Macondo.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La juventud es lo que tiene Rosa, que no se para en obstáculos, besos desde el globo :-).

      Eliminar
  6. Es una gozada pasar por aquí y leer tus letras siempre pulcras y precisas. Una preciosidad este cuento.

    Un beso, Elisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, MJ, un beso para ti también, que pena que no pude conocerte en Madrid, aunque en fotos si te conozco ya, claro.

      Eliminar
  7. Eso si es pasión. Me gusta la manera como lo cuentas con sabor a historia antigua para no parar de leer.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti también te vi en la galería fotográfica de la microquedada, ya recuperada, qué bien. Un beso, Elysa.

      Eliminar
  8. Caprichos... del destino!! Me gustó mucho.
    saludillos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que nos trae y nos lleva, como si fuésemos en globo. Saludillos, Puck, y gracias.

      Eliminar
  9. Precioso micro Elisa, narrado de una manera exquisita.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo, Cassiopea, y enhorabuena por los extraordinarios micros de las justas, la mujer invisible de parto es una idea genial.

      Eliminar
  10. Este microguiño al realismo mágico te ha salido espectacular. Me encanta el vuelo del globo, imposible no pensar en Remedios la Bella. Una delicia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Susana, ya digo que es un homenaje por lo mucho que me han hecho disfrutar esos autores.

      Eliminar
  11. Se echaban de menos tus letras, y cuando llegan, no defraudan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Maite, he tenido poco tiempo para escribir y menos para publicar, a ver si pasa la racha y me pongo en faena.

      Eliminar
  12. Digno de los grandes del realismo mágico. Hace poco que te leo Elisa, pero puedes contar con un nuevo admirador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No seas exagerao, Alex, que me inspire en ellos no quiere decir que esté a su altura, pero me alegra mucho que te guste. Un abrazo.

      Eliminar
  13. si la envidia fuera sana, de esta me curabas el resfriado, elisa. esto es magia real.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!