21 sept. 2010

Dos a uno en blanco y negro



Las visitas transcurren con una amabilidad desconsolada, como de extraños; hasta que, justo antes de marcharme, cada día le pregunto por aquella alineación del Madrid, la que en nuestro recién estrenado primer televisor le ganó al Partizán la copa de Europa del 66. Una mueca casi infantil le enciende el rostro mientras enumera: Araquistáin; Pachín, De Felipe, Zoco; Sanchís; Pirri... Y en ese mínimo jirón de la memoria, mi padre y yo nos reconocemos.

21 de septiembre, Día Mundial del Alzheimer.


23 comentarios:

  1. Una enfermedad extraña y terrible... siempre me pregunto qué tiene que pasar para olvidarlo todo y sin embargo conservar pequeños momentos y detalles de lucidez como este que cuentas. Te quedó muy tierno, Elisa

    ResponderEliminar
  2. Tierno, en medio de su terrible desolación.
    Excelente micro, Elisa.

    ResponderEliminar
  3. Sí, desolador y tristemente real. Muy lindo, Elisa.

    ResponderEliminar
  4. Felicidades, Elisa. Conseguiste expresar lo triste y duro de la enfermedad, pero con un rayo de luz importante: el/la protagonista tiene la llave para volver a conectar con el enfermo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Excelente micro Elisa! Hay pasiones que ni la enfermedad permite olvidar.
    Besos,

    ResponderEliminar
  6. Es precioso el micro. Tierno, triste e incluso con un cierto toque de humor. Y con muy pocas palabras. Qué bueno!

    ResponderEliminar
  7. Me alegra que hayáis encontrado ternura e incluso humor en el micro. Frente a lo terrible del olvido, queda aunque sea un resquicio del tiempo (y la pasión) compartidos. Gracias a todos por pasar por aquí y por comentar, también nosotros compartimos una pasión que nos hace disfrutar juntos.

    ResponderEliminar
  8. Absolutamente triste, Elisa. Recordable para siempre.
    Un admirado abrazo,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  9. Es una enfermedad terrible, pero a veces da pie a escribir relatos tan buenos como el tuyo...
    Un saludo!
    :)

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Pablo y Acuática, por leer y comentar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado tu relato lleno de sensibilidad.

    Un beso que guarda en su memoria todo lo que amó

    ResponderEliminar
  12. Re-leo tu microrrelato. Me re-gusta. Me re-encanta. Un beso compañera.

    ResponderEliminar
  13. Odile, Isa, Patricia, muchas gracias, y un beso.

    ResponderEliminar
  14. Me encantan tus micros, Elisa, porque buscas, más que el efecto pirotécnico, la humanidad. Lo que está escondido bajo los pliegues. Ahí vamos... Besos

    ResponderEliminar
  15. Miriam, cuánto me gusta tu comentario, creo que también por eso también me llegan a mí los tuyos. Espero que el trabajo te deje dedicarle un poquito de tiempo a las aficiones.

    ResponderEliminar
  16. Qué escalofrío he sentido al leer tu microrrelato. No deja indiferente y eso para mi es sinónimo de buena literatura.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Tan cerca y tan lejos...

    Preciosa descripción del amor a propósito de la enfermedad...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Gracias, querida ex-anónima. Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Otro abrazo, Bicefalepena, gracias por tu visita y por tus palabras.

    ResponderEliminar
  20. Vuelvo aquí por la votación. Qué hacer cuando aquel que amamos ha perdido lo que nos dice quienes somos: nuestra memoria?

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!