26 sept. 2010

Desafortunada en amores...


Siempre has sido un cobarde. Mira que despedirte así, después de treinta años. ¡Una nota sujeta al frigorífico con los imanes que compramos en Palma! Mientras la hago una bola y la tiro a la basura decido prepararme un café bien cargado y una tostada de ese pan de miga blanca y apretada que tanto me gusta con un buen hilo de aceite de oliva. Ya aprovecho, que hoy viene tu hija con los niños a comer, y dejo listo el refrito del arroz: cebolla picadita y dorada, pimiento verde, ajo y dos tomates del huerto de Almudena, de caldo espeso y dulzón, humean en el perol y funden los aromas. Me retoco los labios y salgo a ver qué tiene a buen precio el pescadero y a comprarme el cupón de los ciegos. ¿Sabes qué? Hoy, seguro, seguro que me toca.

15 comentarios:

  1. Desde luego, Elisa, si el refrán es cierto, seguro que después de lo sucedido se saca la lotería. Lo bueno es que se lo toma con filosofía.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Así es como hay que ir por la vida! Seguro que le toca la lotería por partida doble: primero ganando el dinero y después encontrando otra pareja.

    ResponderEliminar
  3. Sí, José Manuel, con filosofía, pero no puede evitar seguir dialogando con él. Son demasiados años.

    Belén, no sé si encontrará pareja, pero por lo menos el arroz que se va a comer no se lo quita nadie :).

    Gracias a los dos por leer y dejar huella. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me apunto a ese arroz. Está tan bien descrito, que desde aquí lo huelo. Y que le den al de la nota.
    Me gustó mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué buenas y olorosas imágenes! ¡Esas son mujeres: que la vida sigue!
    Y si el resto viene con la fortuna de la mano, mejor!
    Buen micro,Elisa. Me gustó el tono coloquial, los detalles,como el retocarse los labios; o sea las pequeñas cosas que hacen a la construcción del personaje.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. muy bien rematado y eso habla muy bien de este microrrelato.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, si le toca, como nos das a entender por el título, seguro que el hombre vuelve... por amor, por supuesto ;)

    Me encantó el detalle (entre otros) de "hoy viene tu hija" -y como he de suponer que si llevan treinta años juntos, es hija de ambos- donde aludes a esa costumbre por la cual uno de los cónyuges habla de los hijos como si fueran sólo del otro y no propios; es muy gracioso (¿y triste?).

    En fin, qué bueno que sigas apostando -contra la corriente- por los detalles, porque si bien es un riesgo de dispersión, si resulta el micro adquiere un sabor, cómo decirlo, más cercano.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Muy bien escrito este micro. Ese diálogo con él, que ya se ha ido, ese "hoy viene tu hija", que dice Gabriel, los detalles del arroz que cocina... Y el final perfecto, totalmente abierto.

    ResponderEliminar
  9. No sabéis la ilusión que me han hecho vuestros comentarios. Este es uno de los "eslabones rotos", en palabras de Lola Sanabria, porque lo escribí para la Ser, aunque ahora he cambiado el comienzo (los que participaran el año pasado recordarán la frase: "Mientras recojo mi destino del frío suelo de la cocina"). No sé si llegué a enviarlo, a veces no lo hago, la Ser es un reto tan complicado que desanima, y ha dormido en el disco duro casi un añito. Pero me gustaban ese arroz y esos arrestos, así que lo retomé y ahí quedó.

    Gabriel, yo no tengo muy claro que le toque, eso es lo que piensa ella, pero si él va a volver para disfrutar del premio... mejor que no le toque. No creo que sea triste eso de "tu hija", puede ser simplemente un juego o puede ser dramático, todo depende de la relación entre los padres y en este caso está dicho con toda la intención...
    Daniel, con lo crítico que eres tú con los finales me tomo tu comentario como un super-elogio (no sé si con razón o sin ella).
    Lola, Mónica, Pablo, gracias y un beso, nos seguimos leyendo.

    ResponderEliminar
  10. Suscribo el comentario de Mónica Ortelli en todos sus puntos.
    Un fuerte abrazo, paisana.
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  11. Y a pesar de lo que cuenta, no transmite fracaso. Al contrario, la vida cotidiana sigue tranquilamente sin él.
    Y ya me dio hambre!
    Me gustó mucho Elisa!
    Besos,

    ResponderEliminar
  12. Gracias, Claudia, ya sabes, cuando tengas algún digusto (no tan gordo como este, claro) un buen arroz y una manita de pintura.
    Pablo, Acuática, un abrazo para cada uno.

    ResponderEliminar
  13. Has pasado a formar parte de mi personal antología de textos académicos: he usado este micro para los exámenes de 3º de ESO, con preguntas sobre el narrador, espacio, tiempo...
    Gracias.

    ResponderEliminar
  14. Antonio, por supuesto que es un honor, espero que tus chicos no anden por ahí maldiciéndome ;).

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!