7 ene. 2018

De cacería




Manuela es una amante recatada, nada que ver con la mujer que escudriña los estantes y revuelve los contenedores. Mil veces me lo ha prohibido, pero, al llegar las rebajas, la sigo a escondidas disfrutando del andar sinuoso, los labios palpitantes que dejan escapa un hilillo de saliva, los pezones enhiestos, la humedad que −presiento− resbala por sus muslos. Cuando finalmente se dirige al probador me uno a ella con naturalidad fingida y, tras la puerta cerrada, se me entrega anhelante mientras engarfia los dedos en la seda, el lino o el poliéster. 

La dejo arreglándose torpemente y me ocupo de pagar las prendas arrugadas que lavará y planchará cuidadosa para poder devolverlas. Aceptar el regalo, masculla contrariada, sería comportarse como una puta.

4 comentarios:

  1. La lujuria y la codicia, un coctel explosivo. Me ha encantado Elisa, siento habérmelo perdido en su momento. Un beso grande y feliz año!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juancho, aunque creo que no, que no te lo perdiste, porque algo me dejaste al respecto (http://estanochetecuento.com/ronda-1-aquelarre-19/). Feliz año y hasta pronto, en Madrid o en Sevilla.

      Eliminar
  2. Tiene una bipolaridad contradictoria (creo que no me explico bien) que crean un contraste genial que hace explotar la incomodidad.
    Me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias una vez más, Miguel Ángel.

      Eliminar

¡Gracias por comentar!