23 nov. 2017

Impotencia

Ilustración de Enma Florence Harrison


Miran el mundo con desolación. Su poder podría arreglarlo si los humanos se pusieran de acuerdo. Si pidieran unánimes la paz, la desaparición de la isla de plástico o el fin de la pobreza. Pero no. Los deseos de unos y otros se oponen con tal fuerza que las hadas no saben discernir quiénes merecen conseguirlos. Por eso agitan confusas sus varitas mágicas. Y por  no hacer más daño, solo las emplean para milagros pequeños, casi imperceptibles: que la muchacha que va a examinarse no pierda el autobús, que la señora de los pies hinchados pueda comprar sardinas a buen precio, que al chico que derrama una lágrima mientras se viste a escondidas con ropa de mujer no se le corra el rímel.

10 comentarios:

  1. Deslumbrante texto. Me hace sentido.

    Saludos salados, Elisa.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Te acepto el cumplido si me prometes la crítica constructiva cuando sea necesaria :-).

      Eliminar
  3. Mucha gente pequeña, haciendo cosas pequeñas en lugares pequeños... Me gusta, yo soy muy partidario del poder de lo impercenptible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué satisfacción da saber que alguien entiende lo que has querido decir. Estoy totalmente de acuerdo contigo, tu lo has explicado breve y claramente.

      Eliminar
  4. A mí me ha gustado. Aunque se me ha quedado corto. Las cosas pequeñas son las más importantes y las más efectivas.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado esa imagen de hadas confusas, deben estarlo tal y cómo marcha el mundo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Lo mejor no es una buena historia —y muy original—, que también. Para mí, es la forma de contarla. Y la pasión con la que está escrita.

    ResponderEliminar
  7. Cosas pequeñas, cosas grandes, todas importantes a su modo y manera. Qué bien lo cuentas!

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!