25 abr. 2016

Mantenerse en forma

Procedencia de la imagen


Brazos y piernas han dejado de enredarse, incluso sincronizan pasos de zumba a ritmo de reguetón. Al terminar, cuando la monitora reencaja sus huesos, recogen prótesis y bastones y abandonan afanosas el gimnasio para dar ánimos a la hija recién divorciada, preparar unas lentejas a los nietos en paro o recoger a los bisnietos de la guardería.

2 comentarios:

  1. Me encanta, lo has clavado. En mi barrio es así.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Ximens, en mi barrio también. Es una realidad con aspectos positivos y negativos. Es bueno mantenerse activo y es bueno el derecho a descansar tras una vida de esfuerzos.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!