17 mar. 2016

Vae victis




In memoriam JMRD, que me contó parte de esta historia.


Al primer aviso de la alocución inminente, la familia abandona el frescor del patio para congregarse alrededor del aparato. Hasta las tatas Patro y Carmela acuden a escuchar al general retorciendo aterrorizadas las puntas de su delantales.

−Buenas noches, señores −saluda Queipo a través de Unión Radio Sevilla−, mañana vamos a tomar Peñaflor. Vayan las mujeres de los rojos preparando sus mantones de luto...− . Antes de que continúe el rosario de brabuconadas y amenazas, Pilar se levanta con el rostro desencajado. «Es muy joven para comprender ciertas cosas», piensa su madre viéndola marchar.

La muchacha sube al soberao recalentado que nadie visita en verano. Hace una semana lo encontró en la azotea. −Yo no he jecho na malo, no me denuncie. Cuando dejen de buscarme, me iré pa Málaga −suplicó enloquecido. Cada noche, con la respiración agitada, Pilar levanta la tapa del arcón y le entrega deprisa lo que ha podido escamotear ese día: algo de gazpacho, pedazos de pan, los albérchigos del postre que guardó en un bolsillo; y, cada noche, aquel hombre orgulloso que soñaba en los mítines con una sociedad sin amos ni religión besa su mano al tiempo que susurra: −Dios se lo pague, señorita.

Este relato ha resultado seleccionado en el concurso de enero-febrero de ENTC con el tema de la radio para ser publicado en la edición del año 2016. Ana Vidal ha dedicado su sección En pocas palabras del programa Soles en el ocaso a ENTC y ha leído varios de los relatos seleccionados en el concurso, entre ellos este. Se puede escuchar aquí, a partir del minuto 41.

2 comentarios:

  1. Me ha traído a la cabeza la frase de Groucho (o atribuída): "Estos on mis principios, pero si no le gustan, tengo otros". Hermosísimo texto pese a su crudeza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho el comentario porque te has fijado en el final, que para mí es lo más importante del micro, aunque se entrecrucen con él otras posibles lecturas. En Groucho hay un punto de cinismo, en el personaje de mi micro solo deseo de sobrevivir y anticipación de la vida que tendrá que llevar a partir de ese momento, probablemente una vuelta a lo que aprendió de pequeño y de lo que tuvo la ilusión de escapar.
      Un placer tenerte como lector, como siempre.

      Eliminar

¡Gracias por comentar!