9 feb. 2015

Retahílas

Fotografía de  Maruch Sántiz Gómez

Te cuento despacio, como quien desgrana una mazorca: compré frijoles, reñí con la vecina, tardó en secarse la colada, hoy no me duele la pierna renca. Tú escuchas en silencio, sin ojear el periódico ni prender el televisor. Con esa atención nueva que nunca me prestabas antes de morirte.

18 comentarios:

  1. Es muy bueno pero... ¿por qué hablarle?, ¿no será mejor comertarlo todo con una persona viva?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser la fuerza de la costumbre, tal vez no le interese o no tenga otro interlocutor... Quizás nunca un vivo escuche con tanta atención como un muerto.

      Eliminar
    2. A mí me parece que refleja una enorme soledad que le hable a un muerto.
      Elisa, me encanta. Soy Almudena

      Eliminar
  2. Me gusta, así es la sensación de hablar sin que te escuchen, como charlar con un muerto. Ja ja, tal vez con más atención por su parte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, hablar sin que te escuchen es duro, Malén.

      Eliminar
  3. Hay que saber esperar el momento... Me ha gustado mucho, porque me ha sorprendido y porque me encanta cómo lo cuentas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. En la relectura, sigue estando muy bueno.

    Osos,

    ResponderEliminar
  5. Me encanta, ya lo sabes. Lo voté en la Marina junto con otro de tu autoría, "Huéspedes". Los dos vienen arrasando con los votos. ¡Mucha suerte!

    ResponderEliminar
  6. Final demoledor. Aunque ya le huele, va a tener que separarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro, aunque dejar de hablar con los muertos no es fácil.

      Eliminar
  7. Me sentí como quien da un discurso en las catacumbas.
    Y con filas llenas de butacas ocupadas por momias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, sin duda tienes sentido del humor. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Dicen que más vale tarde que nunca. Una retahíla con palabras muy bien enhebradas y sorpresa final.
    Gracias por compartirlo y un saludo

    ResponderEliminar
  9. Jeje, cómo son algunas. Mira que el detalle de la pierna renca es muy bueno, ya se pasó el dolor.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!