30 may. 2014

Reproducción fallida



Entre que anuncia una hora y la siguiente, la cuclilla escapa por la ventana del salón y busca apresurada un nido ajeno. Ya ha dejado sus huevos en la caja del que se encarama en la torre de la iglesia, en la del que vive sobre la puerta de la estación, en la del que preside la fachada del Ayuntamiento. Ninguno de esos pájaros de cantos variopintos se decide a empollarle la puesta.

4 comentarios:

  1. Elisa, recuerdo este microrrelato, que me encantó por el juego que realiza ese vuelo de cuco. Su única pega en el concurso fue que se topó, si no recuerdo mal, con Atila.

    En cualquier caso, un gran microrrelato, con mucho ingenio.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué memorión tienes, Nico, no solo te acuerdas del texto, sino también de quién se llevó el gato al agua, nuestra querida MJ. No hay duda de que eres un gran candidato para el próximo Trivial microjustero (hay que repetirlo, hay que repetirlo). Un abrazo y gracias por pasar.

      Eliminar
  2. Cantidad de perlas las que nos dejas en cada microjustas Elisa. gracias por recordarla.
    Abrazo.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!