13 ene. 2013

Literata

Procedencia de la imagen

Libre y feliz, la pulga aprehendía en cada salto mínimas fracciones de realidad y convertía sus aventuras en microrrelatos que la ayudaban a comprender lo complejo y variado del universo. 

Decidida alcanzar la fama, la inteligente pulga consiguió ser seleccionada para el circo. Tras golpearse una y otra vez contra el techo de la cajita donde la encierran ha renunciado al salto. Bien adiestrada, empuja en cada función la misma bola impregnada en repelente a cambio de unas pocas gotas de sangre de su explotador. Ahora escribe una novela realista sobre la sórdida vida de las pulgas esclavas y la consume la prisa: con una esperanza de vida de dos meses, es más que probable que nuestra pulga no alcance a dar fin a su obra.

4 comentarios:

  1. Pero siempre podrá apostar por un longseller póstumo, ¿no?

    Buen micro, Elisa; de los que apuestan por lo fantástico e insólito, haciendo verosímil una pulga escritora.

    Mis aplausos.

    ResponderEliminar
  2. Excelente micro, me gusta y aplaudo tu ingenio, toda una vida en una brevedad. Un abrazo y feliz año
    Ruben
    www.senddero.wordpress.com

    ResponderEliminar
  3. Me encantan este tipo de micros,Elisa. Humanizar una pulga. Pulgarizar a lo humano. ¡Hay que convencer a la pulga que escriba un cuento corto!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Interesante vida la que le das a esta pulga. Me parece muy, muy original, Elisa. Un placer.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!