6 oct. 2012

A escondidas

Nelson Vianey, Liberty



En los raros momentos en que no la contemplan traslada la antorcha al brazo izquierdo y activa el derecho para desentumecerlo. Vuelta a su posición inicial, contempla con envidia los barcos que se alejan por el Hudson. Nadie sabe como ella que no hay esclavitud mayor que la de convertirse en símbolo.

Mini ganadora en la Regata de la Marina de Ficticia. Agosto 2012. Jurado, Pablo Gonz.

13 comentarios:

  1. Qué bueno! me encanta la forma como toma vida, es tan natural.

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. La esclavitud de convertirse en un símbolo es una pesada carga que no muchos saben sobrellevar. Esta estatua demuestra que se puede hacerlo alternando la carga y "cambiando de postura".

    Ingeniosa idea la tuya, con un micro 'transparente', pero que encierra y muestra mucho más de lo que dice.

    Felicidades por él Elisa.

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho cuando lo leí en el Arca. Lo cierto es que es una estatua que nunca me ha dicho nada... hasta ahora, gracias a tí.

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno... es verdad que convertirse en símbolo es una carga. Me encanta la imagen del desentumecimiento!!!
    Un abrazo guapa!

    ResponderEliminar
  5. Buen micro, buena moraleja, y mejores reflexiones las que subyacen detrás, debajo o al lado de este textazo.

    Curiosa por ejemplo la lucha contra el capitalismo de ese Che que ondea en camisetas, banderas, tazas...

    Una perta.

    ResponderEliminar
  6. Gran micro de doble vertiente, Elisa; no me sorprende que fuera premiado.

    Por un lado está el goce de leer un micro con gran carga de simpatía, por el otro, esa invitación a la reflexión -que resulta ineludible- que nos dejas al final.

    ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno, Elisa. Merecido premio.
    Abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  8. ¡Como para no ganar, si es excelente! Un abrazo, Elisa.

    ResponderEliminar
  9. Me gusta imaginar la escena de ella cambiando cuando no la ven... Jajaja.
    Y pensar en el final, ese simbolo de la libertad, que es la misma de la que carece.
    Y en Pablo Gonz de jurado, qué lujo. Felicidades, Elisa.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Buena reflexión final dejas con tu micro. Me gusta mucho esa imagen de descansar el brazo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Brillante. Provoca a pensar. Me hizo pensar que existe una gran diferencia en la esclavitud que te imponen y la voluntaria.
    Aún la libertad no es absoluta.
    Que nos baste con que por lo menos la tengamos al alcance.

    ResponderEliminar
  12. No hay nadie tan esclavo como la libertad, siempre hay alguien que trata de encerrarla. Enhorabuena, Elisa

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!