8 ene. 2015

Travestidos

Lobos, de Manuel Gil Pérez


Me equivoqué al pensar que este pellejo lanudo y demasiado estrecho me ayudaría a sobrevivir. Al ataque constante de mis verdaderos congéneres, se suma el hostigamiento de quienes deberían ser mis hermanos de adopción: hoy en día, todo cordero que se precie luce una correosa piel de lobo.

Relato publicado en el blog Cincuenta palabras.

6 comentarios:

  1. No podías haberlo expresado mejor. ¡Cuántos lobos disfrazados de corderos nos encontramos todos los días!!
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi tantos como corderos disfrazados de lobo, Nani. Muchos besos.

      Eliminar
  2. Interesante relato de actualidad, así nos va. Tu relato retuerce la mente del lector (al menos la mía) pues al lobo bueno le vistes de corderos y a estos de lobos. Dios y Diablo, quién es quien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Ximens, quién es quién, Dios y Diablo, víctima y verdugo, amante y amado, lobos y corderos, seguramente todos alternándose los papeles.

      Eliminar

¡Gracias por comentar!