17 feb. 2013

Disconforme

Fotografía de Isabel Segura Boutry

Odia el círculo la férrea circunferencia que lo limita.








9 comentarios:

  1. Qué buena frase. Y cuánto esconde. Quizás las ganas de crecer, de superar los límites, de evolucionar a espiral... Mola (mazo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta lo de evolucionar espiral. Y qué alegría verte por aquí, Pablo.

      Eliminar
  2. Jo Elisa, qué verdad. Lo que somos nos limita, aunque algunos círculos, con el tiempo, nos volvamos algo elípticos :-p
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Elípticos? ¿Será eso mejor o peor? Yo creo que prefiero la elipse, la perfección del círculo impone demasiado. Besos, Rocío.

      Eliminar
  3. Significa, entonces, que, de romper el límite, podría no ser circular; a lo mejor, hasta cuadrado...

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que cada uno hayáis buscado una figura distinta como alternativa. Este texto viene de la Marina de Ficticia y allí un compañero escribió sobre el triángulo que quería ser un círculo.
      Gracias por comentar, Miguelángel, otro abrazo.

      Eliminar
  4. Muchas gracias por tu comentario elogioso en mi relato de "Esta noche te cuento.
    Un placer.

    ResponderEliminar
  5. Un mini redondo pero con muchas aristas. Tan simbólico como el significado de un anillo.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Sabes que cuando dibujos círculos con hombres dentro es que hay un rum-rum importante dentro de mi, aunque no odio siempre esos círrculos, a veces me dan la soledad y paz interior que necesito.

    Besos!

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!