4 ene. 2010

Justicia divina




El Comendador irrumpió en la escena del sofá y recibió dos balazos. Gracias a su asesinato don Juan se libró de la condenación y Doña Inés, de limitarse a ser una cifra más en la lista de fechorías de aquel calavera.

Primera mención en el concurso de diciembre 2009 del Laboratorio de brevedades de Minificciones.com.ar.
Imagen de Alejandro Gelaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar!