8 feb. 2019

Tratado de las armas

Fragmentos de un libro perdido
 


Leonardo da Vinci, Ballesta gigante


Observas admirado 

la forja del alfanje. 

La cabeza que corte 

bien puede ser la tuya. 

... 

Ni el hábil ballestero 

con toda su destreza 

puede rasgar la nube. 

... 

¿Es culpable la espada, 

la mano que la empuña 

o quien aguzó el filo? 

... 

No a la que hiere y mata 

sino a la que libera 

de un tajo la atadura, 

a esa le canto.

1 comentario:

¡Gracias por comentar!