12 oct. 2014

Instante

Into the World There Came a Soul Named Ida, de Ivan Albright



Era un señor calvo, algo chepudo, que pedía permiso para hacer una consulta rápida. Guarde su turno, como todos, le contesté con tono educado aunque tajante. De repente, tras los párpados abultados y las mejillas fláccidas apareció una sonrisa que rejuveneció su cara treinta años. Estaba a punto de llamarlo por su nombre cuando recordé que no me había teñido, que la cara se me llenó de arrugas, que he ganado seis tallas desde entonces. Desvié la mirada. Usted disculpe, murmuró, ya sin sonrisa. Su voz todavía tuvo el poder de estremecerme. Se giró con torpeza y marchó a colocarse en el último puesto.

Un antiguo despojo, camuflado.

6 comentarios:

  1. Muy bueno, Elisa, muy bueno.

    ¿No tienes por ahí más despojos para camuflarlos? ;-)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tato, algo tengo por ahí, perdido en el disco duro. Un beso.

      Eliminar
  2. Momentos de conocerse y no reconocerse. Ese disco duro vale un potosí, Elisa, no lo pierdas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No queda mucho, osito, lo tengo bastante esquilmado, pero alguna vez encuentro cosillas. Un besazo.

      Eliminar
  3. También yo me he estremecido un poco con ese giro tan tierno que les has ido dando a la historia.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juancho, me alegro que te guste. Dale un abrazo de mi parte al Makoki, que ha sido muy bueno conmigo.

      Eliminar

¡Gracias por comentar!