1 feb 2021

La que bien te cuenta, en Aragón Radio



Con mi agradecimiento a Patricia Esteban Erlés y a su estupendo El sillón de terciopelo verde. Los podcats de este estupendo programa sobre literatura se pueden descargar en el enlace.

20 ene 2021

Arrollados

Estación de Manganeses de la Lampreana en la antigua Vía de la Plata




Encontramos la vía abandonada y los hice posar sobre las traviesas de vieja madera, los raíles oxidados marcando el punto de fuga y rodeados por el oro del trigal. En el encuadre una mujer de expresión dulce y curvas generosas, aún muy atractiva, echaba el brazo sobre el hombro de un adolescente rubio y sonriente. De repente, contradiciendo toda la información de que disponíamos, apareció la locomotora a tal velocidad que no consiguieron retirarse. Con estas manos —desde entonces no dejan de temblar— recogí lo que queda de ellos: una anciana encogida y sin memoria y un cuarentón huraño que viene a visitarnos algunos domingos.

Microrrelato finalista del mes de diciembre en el concurso de La Microbiblioteca Esteve Paluzie de Barberá del Vallés.

11 ene 2021

Nochebuena

Convento de Santa Paula (Sevilla)


Lo colocaron junto al altar, en su cuna de madera, antes de la misa del Gallo. Horas más tarde, ya retiradas en sus celdas, lo oyeron llorar por primera vez. En su afán por consolar al recién nacido, las hermanitas acudieron presurosas a la capilla, donde se entabló una batalla a empujones y bastonazos. De las doce octogenarias que formaban la comunidad solo ha sobrevivido sor Eduvigis, la ecónoma.

    El niño, una bellísima talla del siglo XVII, se encontró descuartizado, sin posibilidad alguna de restauración.

Microrrelato seleccionado para formar parte de la antología digital de relatos navideños Campanadas, compilada por Lorena Escudero y Rony Vásquez Guevara, que se puede descargar gratuitamente aquí.

6 dic 2020

Amigos para siempre

La pandilla, tarde en la playa (h.1950?) Foto: José Bataller


Había sido un día estupendo y la foto lo reflejaba tan bien que decidió imprimirla. Las chicas sentadas delante, morenas y sonrientes. Los muchachos arrodillados detrás, los brazos de unos apoyados en los hombros de los otros, remarcando la complicidad masculina. La luz del atardecer teñía de oro viejo la arena y de malva rosado el horizonte. Cuando ya al final del verano Sergio la dejó por Mati, a Rosa le dio pena deshacerse de la fotografía, recortó las figuras de los dos traidores y les prendió fuego con una cerilla. Una semana después tuvieron el accidente con la moto.


A Lidia la recortó en el otoño, porque no la invitó a París, adonde fue de Erasmus. A Martín, por no darle trabajo en el bar de su padre. Murieron juntos, asfixiados, en el incendio de la discoteca Zodiac. A partir de entonces Rosa actuó con más consciencia. Lo de Mariela, diagnosticada de un tumor incurable, fue una forma piadosa de evitarle sufrimientos. Víctor se lo mereció: solo un perfecto hijo de puta se echa novia nueva a los quince días de morir la suya. A Eduardo no le perdonó que, después de tantas desgracias, decidiera rehuirla. Fue un infarto fulminante, rarísimo en alguien de menos de treinta años.

Lo ha intentado con otras fotos, pero no funciona. No es solo el recortado, quizás el instante de apretar el botón, la persona que lo hizo o la irrepetible combinación de líquido y papel en que quedó plasmada la escena. Solo sabe que para vivir debe preservar a toda costa esa imagen suya rodeada de huecos. Y que a veces se sorprende abriendo con una mano el cajón donde la guarda mientras con la otra empuña un par de tijeras.

Este microrrelato ha resultado ganador en el XVIII Certamen Internacional de Microcuento Fantástico miNatura 2020. En este enlace se puede consultar el acta del jurado con un generoso comentario de Ricardo Acevedo Esplugas.

27 nov 2020

Juntos

Foto de Alessandro Vannucci en Flickr


La sombra miraba envidiosa cómo las demás jugaban a pídola, al rescate, a policías y ladrones, al fútbol. Ser la sombra de un niño sin amigos, que se sienta solo en un rincón del patio, es muy aburrido; por eso decidió rebelarse. Aprovechó el momento en que la pelota rebotó junto a ellos para alargar la pierna y pegarle con todas sus fuerzas. Después echó a correr, pero una sombra no puede despegarse de su dueño. Así que el niño tuvo que salir corriendo arrastrado por ella. Desde entonces juegan con los demás, a pídola, al rescate, a policías y ladrones, al fútbol. No son una sombra que imita a un niño, sino un niño que imita a una sombra, pero de eso nadie se da cuenta.

Este micro es uno de los que forma Pequeficciones, antología de minificciones para niños, compilada por José Manuel Ortiz Soto y Chris Morales, publicada por Parafernalia Ediciones Digitales, que se puede descargar gratuitamente en pdf.

Juntos se leyó el día de la presentación de pequeficciones, lo podéis escuchar a continuación junto a otros textos de Miguel  Ángel Flores y Elena Bethencourt.


27 oct 2020

Trampantojos

 

Cityscape, de Michael Wolgemut 


Al abrir la puerta y atravesar la muralla de Mnemosina, los contornos de los hechos se difuminan y los rostros de sus protagonistas se emborronan. Convertidas en cicatrices desvaídas, las heridas dejan de sangrar. La fealdad y el horror se desvanecen y dan paso una belleza gris, algodonosa, sin aristas. El viajero que se adentra demasiado en los recovecos de sus callejuelas se convierte en rehén de la ciudad: dedicado al culto de la memoria, olvida que existe una salida.

Microrrelato ganador del concurso convocado por Sevilee.

5 oct 2020

En la revista Abisinia


 

Estoy muy agradecida a Mónica Brasca y a Fredy Yezzed por incluir cinco micros míos en el primer número de Abisinia, revista dedicada a la literatura que guarda en cada número un rinconcito para la minificción. Se pueden leer este enlace.