27 oct. 2018

Efebo



Como una vendedora de manzanas, ofreces la tersura rosada en las mejillas, el jugo de tu boca y sus secretos, la firmeza de carne en plenitud. El gozo de morderte tiene precio y el único veneno es tu sonrisa.

2 comentarios:

  1. Qué bonito, recuerdo esta frase inicial, una sorpresa encontrarla después de tanto tiempo, una agradable sorpresa, por el jugo que, como a la manzana, has sabido sacarle.
    Besossss!!!!

    ResponderEliminar
  2. Un maravilloso microrrelato, sin duda. Lleno de imágenes evocadoras y sutiles metáforas. ¡Enhorabuena! Un abrazo.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!