27 oct. 2018

Efebo



Como una vendedora de manzanas, ofreces la tersura rosada en las mejillas, el jugo de tu boca y sus secretos, la firmeza de carne en plenitud. El gozo de morderte tiene precio y el único veneno es tu sonrisa.

5 comentarios:

  1. Qué bonito, recuerdo esta frase inicial, una sorpresa encontrarla después de tanto tiempo, una agradable sorpresa, por el jugo que, como a la manzana, has sabido sacarle.
    Besossss!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tiene algún tiempo ya. Muchas gracias y muchos besos Juancho, qué alegría verte por aquí.

      Eliminar
  2. Un maravilloso microrrelato, sin duda. Lleno de imágenes evocadoras y sutiles metáforas. ¡Enhorabuena! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rebeca. Es un placer recibir tu visita.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!