19 ene. 2015

Límites

Ala de una carraca azul, de Alberto Durero


Es cuestión de constancia. Basta con recortarles las puntas doradas de las alas. No se les causa daño, ni se les condena a la inmovilidad, simplemente se reduce el alcance de su vuelo para poder mantenerlas siempre a tiro. Y sí, es cierto que pierden lo vistoso del plumaje, pero no se preocupe, con el tiempo volverá usted a dejarlo crecer a su libre albedrío. Cuando las haya sujetado la costumbre.

Este es uno de los relatos finalistas del mes de diciembre en La Microbiblioteca. Comparto la alegría con Rosa Martínez, Ernesto Ortega y Gustavo Donat Pons.

22 comentarios:

  1. Enhorabuena Elisa!!! Que triste verdad, nos recortan la libertad y luego la costumbre hace el resto

    ResponderEliminar
  2. Guau, Elisa, es que es estupendo. Da gusto leerte, siempre, cada palabra encaja perfecta.
    Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, doña Tormenta solar, a mí me encanta que me leas.

      Eliminar
  3. Malo es poner límites y dejar que se acostumbre por esos mismos cotos. Muy bonito el micro, dice mucho.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  4. A veces las jaulas toman forma de tijeras. MUY BUENO, Elisa ¡Y felicitaciones!

    Cariños,
    Mariángeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, jaulas que no se ven, pero igual de eficaces. Cariños.

      Eliminar
  5. Es mágico, o sea como siempre.
    Muchas felicidades, me alegro pero mucho mucho

    ResponderEliminar
  6. Qué malas las costumbres, menos la de escribir como lo haces, esa no, esa está muy bien.
    Enhorabuena Lunera.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Muchas felicidades, Elisa. Este concurso para mí es el más prestigioso que conozco de los microrrelatos. Estar en ese libro no es fácil. Aunque tengo que reconocer que no encuentro (del todo) las claves de tu relato hasta después de varias lecturas. Creo que a mí me recortaron demasiado. Un abrazo y enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué te van a recortar a ti. Si al final has encontrado las claves, me alegro (siento el esfuerzo de las lecturas :-D ).

      Eliminar
  8. Felicidades de nuevo. Un gran micro. Y ya estás ahí, que como dice el Sr. Ximens, es de lo mejorcito. Un abrazo, libre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Libre, Miguelángel, en la medida de lo posible, que no es demasiado. Pero contenta de estar en el libro, claro.

      Eliminar
  9. Maravilloso y muchas coas más. Mi más sincera enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gatoto, pero no seas tan exagerao, que me abrumas.

      Eliminar
  10. Un micro magistral. Se presta a múltiples aplicaciones además. Imagino la tuya, yo me fui a la más descarnada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dejas intrigada, tanto por saber cuál crees tú que es mi aplicación como por saber cuál es la más descarnada.

      Eliminar

¡Gracias por comentar!