31 mar. 2014

Memento homo

Miguel Ángel, Creación de Adán




Sustituí las dulces y engañosas palabras por gruñidos inarticulados. Alineé sus pulgares al resto de los dedos para impedirles que manipulasen utensilio alguno. Les hice abandonar la orgullosa postura que los mantenía, como reyes, enhiestos sobre los cuartos traseros y, finalmente, les cubrí la piel de vello espeso. Y así fue cómo las demás criaturas crecieron y se multiplicaron, y no les faltó alimento, pues no hay sobre la tierra ser más inhábil y desprotegido que aquel al que un día fabriqué a mi imagen y semejanza.

Este microrrelato ha obtenido el primer lugar, compartido, en el concurso de febrero de la Marina de Ficticia. El jurado en esta ocasión fue el profesor José T. Espinosa-Jácome y el tema, la escritura narrativa en inversión.

4 comentarios:

  1. Hola, acabo de iniciar el proyecto 365: escribir un relato por cada día del año. He visto tu blog navegando por internet. Si quieres seguirme, mi blog es: http://pepitas-de-oro.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  2. Estaba yo leyéndote cuando veo mi nombre. He tenido que pestañéar dos veces por la fantástica sorpresa, fantástica por el micro es excelente, elegante y sutil (no porque haya obtenido el primer premio en la Marina, que también).
    Muchas gracias y muchas felicidades, no se puede ser más guapa y escribir mejor. Gracias y... un par de besos con achuchón. Gracias

    ResponderEliminar
  3. Toma ya, eso si que es darle la vuelta a una "historia", je je.
    Enhorabuena Elisa.
    Abrazos.

    p.s. y ya podría tatuarse el creador lo de la inhabilidad de su imagen y semejanza, je je, para que no se le olvide.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!