22 dic. 2013

Cambio de estación

Primavera temprana en Albarracín (Teruel)


Sale del mercado arrastrando el carrito —un cuarto de boquerones, dos manzanas, cincuenta gramos de jamón de York— y, en pleno febrero, una ráfaga de primavera le levanta los lutos de la falda. Casi sin aliento busca un banco al sol, despega las piernas. Los dedos del viento se demoran acariciándole el interior suave de los muslos. Ella sonríe, entre pícara y avergonzada. Hasta hoy nunca le había faltado a su difunto.

10 comentarios:

  1. Qué buena eres, Elisa. Esos dedos del viento, ¡ay! quien los sintiera :-)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sara, después de tantos días sin publicar recibir un comentario (y más si es tuyo) es un regalo navideño. Muchas felicidades qué bonitas son estas fiestas cuando se tienen niños en casa, como es tu caso.

      Eliminar
  2. Jo, Elisa, me has traído la primavera a la sonrisa. Me gusta mucho la frase de la ráfaga de primavera le despega los lutos de la falda. Imagino quee perder el luto será un poco así, de a poquitos.
    Abrazos
    (Soy Anita Dinamita)

    ResponderEliminar
  3. Genial.
    Ahora vete a saber quien daba órdenes a ese viento, quizás su difunto queríendo que sonriera.

    Feliz Navidad y, sobre todo, todo lo que viene después.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué ganas tenemos de primavera! Y más estando de luto. Me ha encantado el relato, habla al principio de una triste rutina solitaria y va acercándose a esa nueva primavera. La frase final lo cierra de manera redonda.
    ¡feliz navidad, Elisa! Aunque ya no haya niños, hay que disfrutar.

    ResponderEliminar
  5. Que bueno ese calorcito en este invierno que estamos viviendo (no solo el meteorológico).

    Abrazos Elisa.

    ResponderEliminar
  6. Acaba de entrar el invierno y con tu micro dan ganas de que pase ya para sentir esas caricias febreriles...Un placer volver por aquí, Elisa, un beso y Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  7. Excelente, me han encantado esos "lutos de la falda", bueno y lo demás.
    Felices fiestas escritora.

    ResponderEliminar
  8. No se ni come llegue, pero quiza por ser noche de reyes, te encontré.

    Cuantas veces nos pasa que no nos damos cuenta de nuestras necesidades, y más si hay obligaciones de uniforme, ordenanzas y el que dirán...

    Magnifico,

    Besos ♥♥

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!