11 nov. 2013

Honras fúnebres



Apenas comenzaron a doblar las campanas, el viento se detuvo y los gigantes inclinaron sus aspas en homenaje al caballero vencido. El único que en lugar de entramparlos con ejes, piedras y ruedas los había desafiado en corto y por derecho.

9 comentarios:

  1. Mi genuflexión también a este magnífico cuentito justero Elisa.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Micomicona te agradece el saludo, pero es una falsa princesa, así que no exageres ;-).

      Eliminar
    2. Y ¿dónde están las princesas "autenticas"? Visto lo visto, me quedo con las imaginadas, je je.

      Abrazos.

      Eliminar
  2. Por este te reconocí, Elisa. Un homenaje así solo podría ser tuyo.
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hace ilusión que me pillaras. Y más por este micro, aunque fuese demasiado pronto. ¡En la ronda clasificatoria!
      Besazos también para su señoría.

      Eliminar
  3. Sin palabras. Me quito el sombrero. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  4. qué última frase, por favor...
    brillante

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!