30 jul. 2010

Cara y cruz

Cómo Sir Galahad, Sir Bors y Sir Percival son alimentados con el Santo Grial, pero la hermana de Sir Percival muere de todas formas, de Dante Gabriel Rosetti (1864)

El destino, heredado de su padre, obligó al enigmático Galaad a perseguir el Grial. Sólo después de haberlo alzado entre sus manos pudo desprenderse de la ceñida cota de malla, liberar sus senos y desaparecer tomada de la mano de su escudero, el único, entre tantos caballeros, que mirándola a los ojos había conseguido desentrañar su secreto.

Cuando el tiempo la redujo a unas manos de uñas rotas y a un vientre condenado a parir los hijos que, año a año, le arrebataban el hambre y las guerras, lamentó haber renegado de ser aquel puro caballero asexuado que aún hoy día sigue dando pábulo a las leyendas.


Safe Creative #1008066988347

24 jul. 2010

Pequeñas crueldades


Angelette, de Mathilde, en Devianart


Desde que papá y mamá no están, la abuela se viste de negro y la prima Adela, que sabe leer, viene todas las tardes.

—Entretiene tanto a la pequeña —dice la yaya a las visitas—, es un auténtico ángel.

Adela me lleva al dormitorio de la mano y cada día escogemos un libro de cuentos; no entiendo por qué todos empiezan igual: «Érase una vez un rey y una reina que tuvieron que emprender un largo viaje. Tras dejar a su hija, la princesa, en casa de la madrina, partieron en una veloz carroza. De pronto, al doblar una curva…» Cuando llega aquí, me tapo los oídos y me quedo muy quieta en un rincón. Ella continúa leyendo hasta la hora de la cena, aunque ya sin mover los labios.

Safe Creative #1008066988088

23 jul. 2010

Premio Dardo y Blog de Oro



De manos (virtuales) de Gabriel Bevilaqua recibo el premio Dardo y Blog de Oro. Ya le he dicho en El elefante funambulista que lo mejor del premio, para mí, es que viene de su parte. La lectura de sus "minis", los sucesivos encuentros en distintos portales y sus estimulantes comentarios me animan constantemente a escribir, de forma que, junto al premio, le agradezco también todo lo demás.

Ahora me toca a mí entregar la distinción, tarea complicada porque leo muchísimos blogs, relacionados con mis distintas obligaciones o devociones, pero aquí tendría que destacar aquellos que puedan interesar a los intereses de los lectores de Pativanesca. Como el premio lleva un par de días de ronda por el círculo de microrrelatistas que frecuento, la mayoría ya lo ha recibido, así que voy a intentar llamar la atención sobre algunas bitácoras que están al margen de este grupo de habituales que nos leemos y comentamos. Y, como mis predecesores, las coloco en orden alfabético, que es un orden de lo más imparcial. En cuanto a los "nominados", les aclaro que, por supuesto, son libres de seguir o no la cadena, se trata de un reconocimiento, no de una obligación.


15 jul. 2010

¿Poética?

Con el adiestramiento necesario, leer microrrelatos se convierte en un hábito insoslayable. Suelen esconderse en los rostros de los transeúntes, en los de los pasajeros de los trenes, en las muchedumbres que se manifiestan, en las fotografías de prensa, en los cuadros de las exposiciones, en los libros de historia y en los de poemas. Cuando se logra capturar alguno hay que evitar disecarlo o perforar su cuerpo grácil con un alfiler que lo inmovilice; para que conserven su hálito, el escritor aficionado aprenderá de los maestros, los que fueron y son capaces de ofrecérnoslos frescos, palpitantes, capaces de destilar humor, emoción, revelaciones. La realidad, que hoy día desconfía de estructuras literarias complejas y artificiales, está presente en ellos tal como es, fragmentaria, polimórfica, dotada de perspectivas contradictorias y complementarias, enriquecida por infinitos puntos de vista; escribimos microrrelatos para no traicionarla. Y en pos de esta fidelidad decidirá el autor en cada caso si debe abrir puertas a lo íntimo o a lo desconocido; si utiliza la sorpresa para hacerse, y con él al lector, sensible al misterio o a la aventura de lo cotidiano; si prefiere golpear las conciencias o dar al receptor un toque en el hombro que lo vincule al instante gozoso de la lectura.

13 jul. 2010

Nuevos tiempos



Mientras la madrastra contempla satisfecha en el espejo el resultado de sus últimos retoques faciales, a Blancanieves, cómodamente instalada en el palacio, se le va pasando el arroz.

Safe Creative #1008066988231

6 jul. 2010

Exprimido


—¡Estoy harto! Hace más de cincuenta años que vienen utilizando mi imagen hasta la saciedad y tú, con tu prestigio de sabio, no has conseguido que cobre un miserable céntimo —le espetó el dinosaurio al búho, que recién acababa de despertarse. —Si no espabilas y pleiteas de una vez con esa turba de minificcionistas sin escrúpulos —añadió— prescindo de tus servicios y le encargo la gestión de mis derechos al bufete de la zorra.

Safe Creative #1007066747879