4 ene. 2010

Justicia divina




El Comendador irrumpió en la escena del sofá y recibió dos balazos. Gracias a su asesinato don Juan se libró de la condenación y Doña Inés, de limitarse a ser una cifra más en la lista de fechorías de aquel calavera.

Primera mención en el concurso de diciembre 2009 del Laboratorio de brevedades de Minificciones.com.ar.
Imagen de Alejandro Gelaz